Animales

Cómo ir con mi perro a la nieve

Pin
Send
Share
Send
Send


En muchos otros de nuestros artículos te hemos explicado cómo pasar unas vacaciones geniales con tu peludo. También para llevarlo a la montaña o a cualquier otro lugar en el que te gusta despejarte unos días pero sin separarte de tu can. Pues bien, en esta ocasión te hablaremos sobre consejos para ir con tu perro a la nieve.

No obstante, la nieve es abrasiva, por lo que antes de decidir llevar a nuestro perro, debemos tener en cuenta ciertas cosas y tomar algunas precauciones.

Protege a tu perro del frío

No importa la raza que sea tu perro, incluso si es un husky, hay que protegerlo del frío. Aunque es cierto que los animales con el pelo largo lo sufrirán menos, a ellos también hay que abrigarlos. Y esto es especialmente necesario para los canes con el pelo corto.

En las tiendas de animales e incluso en algunas de deportes podrás encontrar todo lo que necesites para proteger a tu perro del frío si decides llevarlo a la nieve.

Protege sus patas

Ya sabes que las almohadillas de las patas de tu perro es una de las zonas más delicadas de su cuerpo. Debes protegerlas en esta ocasión, pues es esencial para que el día vaya bien y sin incidentes.

En las tiendas veterinarias podrás encontrar reforzadores para las almohadillas de las patas que se aplican días antes de ir a la nieve.

También cuando ya estéis en la nieve aplica sobre estas vaselina varias veces al día. Esta actuará como una película protectora evitando que el animal se dañe. Además, por su alto nivel de hidratación, lo protegerá de cortes y rozaduras que el frío puede ocasionar.

Revisa sus almohadillas varias veces durante el paseo y si ves grietas o alguna otra cosa, aplica vaselina varias veces al día.

Los perros comen cualquier cosa que encuentran. Por ello vigilarlo durante el paseo será esencial, ya que lo más lógico es que se lance a comer nieve. Además, esta podría producirle problemas estomacales así como náuseas y vómitos.

Vigilarlo también será vital para que no se pierda. Recuerda que en los grandes espacios donde hay tmucha gente esto puede suceder con facilidad.

Aunque el clima en la nieve es frío, es posible que el día que has escogido haga sol. El efecto del astro rey con la nieve es similar al que sucede en la playa. Por ello debes tener cuidado de que tu perro no esté expuesto a este durante mucho tiempo.

Aún si le has puesto un abrigo, hay zonas como su nariz que son muy sensibles y se podrían terminar quemando.

No lo dejes suelto

Debes tener cuidado en qué zonas permites que tu perro ande suelto. Has de buscar lugares en los que haya niños o personas que simplemente pasean o juegan con bolas de nieve.

Si tu perro se fuera a la zona de esquís o de trineos, podría tener un accidente. O peor aún, ocasionárselo a los demás. Esto te pondría en una situación muy delicada.

Como ves, no es un reto imposible ir con tu perro a la nieve ni mucho menos. Es uno de los lugares de la naturaleza al que puedes llevar a tu animal y además le encantará. Verás como corre por la nieve y se revuelve en ella. Seguro que te hace reír muchas veces en el día.

Sin embargo, no olvides estos consejos para que la jornada termine bien y ambos podáis disfrutarlo.

Protégelo del frío

Si tiene el pelo corto es muy importante que se le ponga un abrigo que le proteja del frío, pues si no lo hacemos, correría un grave riesgo de sufrir una hipotermia. En el caso de que lo tenga largo y abundante, o que tenga dos capas de pelo (como los pastores alemanes, huskys siberianos o los samoyedos) no hará falta ponerle nada, pero no estará de más llevarse una chaqueta para él, por si acaso.

Tenlo controlado

No hay que perderlo de vista en ningún momento, ya que podría perderse. Antes de partir, tenemos que ponerle un collar con una placa identificativa, o incluso un collar con GPS. De esta manera, podremos pasárnoslo muy bien sabiendo dónde se encuentra.

En el caso de que todavía no haya aprendido a acudir a nuestra llamada, no tenemos que dejarlo suelto en ningún momento pues el riesgo de perderlo es muy alto.

Siguiendo estos consejos, podremos disfrutar de un fabuloso día en la nieve.

Como ir con tu perro a la nieve

    Lucky enero 22, 2018 Cu >

A la inmensa mayoría de los perros les encanta corretear por la nieve junto a su dueño. Una actividad muy divertida, para la que debemos proteger adecuadamente a nuestro perro para evitar que este se constipe o tenga problemas en las almohadillas. ¿Quieres conocer que precauciones debes tomar cuando lleves a tu perro a la nieve? No te pierdas los consejos que te damos a continuación.

Yujuuu! me llevo el perro a la nieve!

Cada época del año tiene sus cosas, y la nieve es la parte más divertida del frío invierno. Cuando nos disponemos a pasar un fin de semana en la nieve, también puede ser una gran oportunidad para que nuestro perro se tenga un finde diferente a nuestro lado. Él lo disfrutará un montón porque lo que más les gusta es pasar tiempo con nosotros. Eso no quita que deba seguir unas precauciones cuando decido que me llevo el perro a la nieve.

Estructura física del perro.

Las diferentes razas de perros existentes hoy en día, hacen que no se pueda generalizar en ningún tema. Pues sus condiciones son extremadamente diferentes.

Los perros pequeños tienden a ser más activos y por ello tienen un consumo energético más alto. Si les sumamos que su tamaño es reducido eso también hace que tengan que gastar más energía en mantener su temperatura corporal.

El grosor del perro también es un punto determinante, a más ancho mayor almacenaje de energía calorífica. Y los más finos gastarán más en mantener su temperatura.

Tipos de pelos.

Los pelos lanosos son los más aislantes. Pelos como los del perro de agua español o los caniches al ser tan rizados y esponjosos son los que mejor cumplen con la función protectora, son un auténtico abrigo natural (siempre y cuando tengan un largo suficiente, está claro)

Después tenemos pelos como el de Kan, largos y lisos. Kan tiene dos pelajes claramente diferenciados en verano e invierno. El de invierno consta de los pelos largos y otro pelaje interior más suave y corto. Este es un pelo fino que cumple con la función aislante durante el invierno y al llegar la primavera se le cae.

También tenemos los pelos cortos que sin duda son los menos aislantes, y estos perros por lo tanto debemos vestirles más, pues son más frioleros.

Precauciones a la hora de jugar en la nieve

Cuando me llevo el perro a la nieve tengo que asegurarme que me llevo todo lo que necesita. En nuestro caso es fundamental:

  • Prenda de abrigo que le tape la barriga
  • manta bien calentita
  • toalla, tanto para secarle como para poner en el asiento y que no se manche todo

Pongámonos en situación: al llegar a la nieve salimos corriendo a jugar en ese momento el perro suele estar excitado y contento. Si hacemos juegos activos el perro se mantendrá caliente y no será imprescindible estar vestido. Pero en cuanto nos relajamos se enfriará muy rápidamente por ello si dejamos de jugar debemos secarle de inmediato con la toalla y vestirle para así ayudar a mantener la temperatura que ha alcanzado durante los juegos.

Nosotros solemos llevar siempre 2 abrigos uno más fino y cómodo que lleva puesto desde el principio con el que juega, corre… y otro más gordito y por lo tanto menos cómodo. Que le ponemos para estar relajados, caminando por la ciudad nevada, al ir a cenar (dentro del restaurante se le quita).

Una de las razones de peso para utilizar el abrigo fino durante los juegos es evitar que se moje, pues al mojarse es fácil que luego se le congele el pelo. Esto no siempre se puede evitar, a Kan le encanta el agua y cuando corre siempre se quiere bañar… siempre es siempre. Pues bastantes veces se me ha tirado en ríos helados con ropa y todo, pero helados de verdad con cubitos de hielo flotando… es que el tío no tiene filtro 😮

En estos casos lo único que podemos hacer es ir a un lugar caliente hasta que se seque por completo.

Nuestro procedimiento estándar:

  1. Jugar y disfrutar a tope.
  2. Secarle bien, con cuidado de quitar las pelotas de hielos que se le suelen formar en los pies. Entre los dedos.
  3. Vestirle con ropa seca y darle un plato de comida caliente.
  4. Dejarle a descansar tapadito con la manta.
  5. Si no le dejamos nos lo llevamos bien abrigadito a nuestra actividad.

NOTA: lo de comida caliente seguro que os llama la atención. Nosotros lo que hacemos siempre que vamos a la montaña es llevarle comida húmeda. Entonces entramos en el bar y le decimos si nos da (vende) una taza de agua hirviendo, de las infusiones. Luego fuera ponemos en el comedero la comida húmeda, que está superfría de estar en la furgo, y le añadimos el agua hirviendo. Solemos aplastarla un poco para que quede más bien como una sopa espesa. Entonces se la come toda calentita y ya está lito para descansar.

Que hacemos en las estaciones de ski?

Podemos hacer una gran ruta con raquetas por el bosque, es genial pasear entre los árboles nevados. Disfrutar del silencio y la soledad que aportan estos bosques. Con suerte veremos algún animalito que sería imposible en el bullicio de las pistas.

Si vamos a las estaciones de esquí en España como el forfait es tan caro nos solemos turnar y así uno se queda con Kan siempre. Pero cuando hay la opción de comprar sólo 2 horas es lo que elegimos. En ese caso hacemos todo el procedimiento habitual y después de que él haya comido le dejamos un máximo de 2 horas en la furgo*, se queda vestido y con la manta. Cuando volvemos siempre está supercalentito y dormido.

*OJO: estos consejos son los que yo llevo para mi perro de 20 kg y pelo largo, y es una furgoneta no un twingo. Antes de dejar un perro de pelo corto o un perro pequeño debes asegurarte bien de que no tenga frío. Yo hasta decidir que podía dejarle sólo, he estado probando tiempos de 15 en 15 minutos volviendo para comprobar que tenía las orejas calentitas. Para ver cómo es la situación lo mejor es que pruebes la experiencia en ti [email protected] Sólo así podrás estar [email protected] Tened mucho cuidado con esto.

Rutas largas caminando por la montaña nevada.

Esta elección es en la que más frío se pasa, pues se camina despacio. En este caso mi recomendación es ir siempre vestido con un abrigo intermedio que le tape la barriga.

Como somos habituales de la nieve tenemos bastantes abrigos, los hago yo misma reciclando cazadoras viejas.

La razón fundamental para que me decidiera a hacer mi propia ropa, es que las que hay a la venta para perros grandes no me convencían nunca! así que ahora diseño las mías para que tenga la barriga bien tapada.

Indicadores de la temperatura corporal del perro:

Las orejas son la principal referencia, cuando un perro empieza a enfriarse. Lo primero donde se reduce la temperatura son las orejas. Reducen la irrigación sanguínea en la zona cartilaginosa, por eso cuando empieza a tener fío las orejas bajan de temperatura drásticamente. Lo mismo hacen cuando tienen mucho calor aumenta la afluencia de sangre a estas zonas y así refresca la temperatura corporal.

Los pies, las variaciones de temperatura en los pies son muy curiosas. Cuando está caminando por la nieve tienen los pies helados, realmente helados. Y una vez que abandona la nieve y le estas secando los pies aumentan de temperatura de forma muy rápida. Normalmente el perro los lame para secarlos y darle calor, así como para quitarse las piedras de hielo que se le forman entre los dedos.

Estas han sido nuestras principales conclusiones tras dos inviernos viviendo en la nieve, espero que os sean de utilidad.

2 respuestas a “Me llevo el perro a la nieve”

hola, me parece muy interesante el articulo, pero hay algo en lo que estoy en desacuerdo, y es que influya la longitud del pelo en su aislamiento, los ciervos pelo corto, conviven con los lobos pelo largo, y hay el mismo invierno para los dos

Buen ojo Juan 😉
Verás que no todos los pelos son iguales, largo fino, largo gordo o corto más fino y más gordo. Pero si me atrevo generalizar en todos los perros de pelo largo que conozco, varía muchísimo el pelaje de verano al de invierno. En invierno mis perros, de pelo largo, tienen otra capa de pelo corto muy fino entre los largos. Cuando el calor llega y se les activa la muda, pierden toda esta capa de pelo fino corto y se quedan durante todo el verano sólo con los pelos largos.
Respecto a los pelos cortos, son pelos más gruesos y no tienen la capa de «pelusilla» interior que les aisle del frío estacional.

En la familia Canidae, vemos variaciones de pelo en las razas de perros actuales, distribuídos por el mundo sin criterio de adaptación. Pero si observamos las razas más «antiguas» veremos que los perros nórdicos, o de montaña (husky, samoyedo, boyero, mastín del cáucaso, del pirineo…) vemos que estos perros todos tienen el pelo largo y son de sitios fríos. Si hacemos la misma reflexión con perros de pelo corto (dogo canario, chihuahua…) y sorprendentemente vemos que son de lugares… digamos sin nieve 😮
Con respecto a la familia Cervidae creo que puedes hacer la misma reflexión comparando el pelaje del ciervo con otros venados con distribución geográfica más fría, como un alce.
Creo que no es muy real ceñirse a la idea del aislamiento térmico en base al pelaje entre dos animales tan diferentes como un cánido y un cervido.
De todos modos lo que confiere a nuestros perros actuales que viven dentro de casa, con los estables 20 grados… pues son mucho más frioleros que los callejeros, pues están acostubrados a la buena vida 😉
un saludo Juan! me ha encantado contestarte

Pin
Send
Share
Send
Send