Animales

Qué hacer si mi perro bebe lejía

Pin
Send
Share
Send
Send


Añadir un comentario

Añadir un comentario

pues no hay nada mas que tu puedas hacer asiq llebalo al veterinario si fue tan pokito no creo q le psae nada malo pero vete por si a caso

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Añadir un comentario

DALE DE TOMAR AGUA PARA QUE LA DOSIS DE LEGIA SE DISUELVA, Y VE AL VETERINARIO.

SI EL PERRO SALE LESIONADO, PUES NI MODO HABRA QUE CONSEGUIR UNO NUEVO Y NO ANDAR DEJANDO COSAS RIESGOSAS PARA TU PERRO, O PARA LOS DEMAS.

Añadir un comentario

Añadir un comentario

Hay cientos de veterinarios en el libro de teléfonos a esta hora ya deberías haber tenido respuesta de algún profesional. Esto es urgente y cada segundo que pasa es muy importante.

Imagínate si you pongo en el suelo un plato con chocolates envenenados y mi bebé de 5 meses lo encuentra ! ! !

Así pasan los accidentes.

Añadir un comentario

Añadir un comentario

La lejía es una ácido más débil que el que existe en el estómago, por tanto allí no le pasará nada. El problema viene por las zonas por donde ha pasado que no resisten los ácidos: boca, esófago. Aquí pueden existir quemaduras químicas que podrían infectarse.

Llévalo cuanto antes al veterinario, y sobre todo NO LE HAGAS VOMITAR, porque la lejía volvería a quemar al salir.

Re: Que darle en caso de que coma o beba algo toxico? #8274217

Muchas gracias a las 2. Pues si, Diana, no sabes lo bicho que es. Y no puedo imaginarme si fuese de tamaño pequeño (es un american stafford), pq si siendo grandote se cuela por todos sitios imaginate siendo chiquitillo, jejejeje.

Patricia la clara de huevo se la he dado cruda, no ha vomitado. Es que yo cuando me pasan estas cosas me pongo muuyyy nerviosa, jiji, supongo que normal.

Muchas gracias de nuevo, besos

doggyxineta

    Mensajes: 2723 Registrado: 26 Sep 2013, 05:49 Estado: Desconectado

Re: Que darle en caso de que coma o beba algo toxico? #8274217

Muchas gracias a las 2. Pues si, Diana, no sabes lo bicho que es. Y no puedo imaginarme si fuese de tamaño pequeño (es un american stafford), pq si siendo grandote se cuela por todos sitios imaginate siendo chiquitillo, jejejeje.

Patricia la clara de huevo se la he dado cruda, no ha vomitado. Es que yo cuando me pasan estas cosas me pongo muuyyy nerviosa, jiji, supongo que normal.

Muchas gracias de nuevo, besos

Mini perfil del usuario

    Mensajes: 597 Registrado: 26 Sep 2013, 15:45 Estado: Desconectado

Re: Que darle en caso de que coma o beba algo toxico? #8274218

Mini perfil del usuario

doggyxineta

    Mensajes: 2723 Registrado: 26 Sep 2013, 05:49 Estado: Desconectado

Re: Que darle en caso de que coma o beba algo toxico? #8274219

Es mejor que no devuelva porque lo malo de la lejía es que quema y al devolver pasaría de nuevo por todo el tubo digestivo , la clara de huevo seguro que irá bien porque protegerá la paredes del estómago.

Mi perro un día se comio un monton de golosinas que los niños dejaron a su alcance y se puso malísimo ( de que las harán) no paraba de vomitar y cada vez más verde, es que si se come algo toxico te asustas e intentas poner remedio , pero yo no me esperaba que se pusiese así por unas chuches.
Así que nunca sabes donde está el peligro , por ejemplo el xilitol es mortal para ellos , con el contenido de dos chicles de xilitol un perro de 20 kg. muere en unas horas .
Un día tenemos que hacer un post con las cosas más raras que se han tragado nuestros peludos.
saludos.

Tana ha beb >24 Ene

Os presento a Tana, una staffordshire bull terrier de 9 meses.

Su propietaria nos llamó hace unos días preocupada porque Tana había lamido lejía. Tana aprovechó un descuido de su propietaria para entrar en el baño y lamer la ducha, donde había dejado lejía para desinfectar.

¿Qué problemas le podría causar a Tana la ingestión de lejía?

En un primer momento, las lesiones que podría tener Tana serían producidas por el contacto directo con el producto irritante: úlceras en la boca, disfagia, salivación, protusión de la lengua, lesiones oculares si le hubiera entrado lejía en los ojos. Además también se tenía que controlar que Tana no presentara vómitos, diarreas o que estuviera muy decaída.

Por teléfono la propietaria de Tana nos comentó que estaba contenta como siempre, y que no presentaba ninguno de estos síntomas. Así pues se le aconsejó darle una buena cantidad de agua y algo de leche para intentar diluir el producto y evitar así lesiones mayores.

No le recomendamos ni provocar el vómito ni un lavado gástrico, ya que ambos pueden empeorar los síntomas e incluso producir una perforación de estomago. Tampoco administrar carbón activo es de utilidad con estos productos corrosivos, así que tampoco se lo dimos.

carbón activo -www.bayersanidadanimal.com

Acordamos que acudiría a la clínica si se presentaba algún síntoma o su propietaria veía alguna cosa anormal en la actitud de Tana.

¿Cómo ha evolucionado Tana?

Pasados pocos días del incidente la propietaria de Tana vino con ella a vernos porque había comenzado a vomitar. Después de haber ingerido un producto corrosivo hay riesgo de que aparezcan ulceras en estomago, lesiones intestinales e incluso problemas renales.

Tras explorar completamente a Tana, lo que único que se apreció fue una leve molestia a la palpación abdominal. Para asegurar que no se estaba complicando todo con algún problema orgánico, se decidió hacer una analítica sanguínea.

En la analítica se apreció un leve incremento en la creatinina (un parámetro que, entre otras cosas, nos determina si puede haber un problema en riñón). El resto del análisis era normal, incluso la urea, el otro parámetro que utilizamos para determinar la funcionalidad del riñón.

Creatinina elevada, nivel máximo 1.5mg/dl

Como el aspecto general de Tana era normal, se decidió administrarle de forma subcutánea una medicación para controlar los vómitos, antibiótico y protector gástrico. Acordamos controlar su estado y los niveles de creatinina en 48 horas si Tana se encontraba bien, o al día siguiente si seguía presentando síntomas, ya que el siguiente paso si no mejoraba sería ingresarla con suero intravenoso.

Como Tana dejó de vomitar después de medicarla, pasados 2 días la volvimos a ver. Su aspecto era completamente normal, no presentaba dolor abdominal y afortunadamente la creatinina se había normalizado.

creatinina normalizada por debajo de 1.5mg/dl

Por ahora seguirá unos días con tratamiento antibiótico y protector de estómago vía oral, para acabar de asegurarnos que no vuelve a aparecer ningún problema.

Espero que Tana no se vuelva a beber ningún producto tóxico y que se recupere del todo pronto.

Síntomas de intoxicación

Los síntomas pueden variar dependiendo en cada caso de la sustancia ingerida, pero existen signos generales que podemos fácilmente identificar como: dolor abdominal intenso, vómitos, nauseas, diarreas, temblores, parálisis y convulsiones, inconsciencia, problemas respiratorios, etc.

La actitud del propietario ante una intoxicación será fundamental. Debe permanecer tranquilo y buscar, en un primer lugar, aquello que el animal haya podido ingerir. En caso de tener etiqueta deberá leerla para saber de qué se trata. En segundo lugar, deberá llamar al veterinario para explicarle lo ocurrido y, en muchos casos, podrá darle ciertas indicaciones para estabilizar al animal mientras lo traslada a la clínica u hospital más cercano:

– En caso de que el tóxico sea inhalado (humos, vapores…) lo mejor es sacar a nuestro animal a la calle a que le dé el aire.

– En el caso de que la intoxicación sea por contacto (pipetas no adecuadas a su especie o peso, plantas…) estará indicado dar un baño a nuestra mascota.

– En el caso de que el tóxico sea ingerido, es posible que sea necesario inducir el vómito para evitar que se siga absorbiendo. Esto sólo puede realizarse en animales que están conscientes y sin convulsiones o que no han vomitado por ellos mismos. No deberemos hacerlo en caso de tóxicos corrosivos, puesto que volverán a generar daño en el esófago al salir. Debe haber transcurrido menos de dos horas desde la ingestión. Para ello puede administrarse agua con sal o agua oxigenada al animal pero existe cierto riesgo por lo que, salvo en casos de extrema urgencia en que el veterinario esté a más de dos horas de camino, será mejor que lo haga personal cualificado.

Es importante recalcar que cualquiera de estas medidas varían mucho dependiendo del tóxico causante del daño por lo que no se pueden aplicar si se desconoce la causa del envenenamiento. Sea cual sea el tipo y grado de intoxicación, estas prácticas deben realizarse de camino al veterinario, es decir, son consejos para actuar con rapidez y evitar agravar el cuadro, pero hayque acudir a un especialista sin falta.

Cómo evitar una posible intoxicación o envenenamiento

En la calle deberemos llevar a nuestro perro siempre atado y bajo supervisión.

En el domicilio, debemos dejar fuera del alcance de nuestras mascotas algunos productos de uso común como:

  • Detergentes y Suavizantes: los detergentes pueden ser tóxicos por ingestión pero los suavizantes pueden llegar incluso a producir la muerte.
  • Los blanqueadores de ropa, como la lavandina y los compuestos que tienen cloro son muy tóxicos para los perros.
  • Lejía, amoniaco, líquidos para destapar cañerías, detergentes para baños, y detergentes para vajillas. También pueden producir lesiones en las almohadillas plantares al caminar sobre suelos mojados con estos productos.
  • Las bolitas de naftalina son sumamente peligrosas cuando se ingieren.
  • Algunos enjuagues bucales contienen ácido bórico, altamente tóxico.
  • Los venenos contra babosas y caracoles, los raticidas y pesticidas son mortales salvo que se acuda con extrema rapidez a un centro veterinario.
  • Se debe elegir con responsabilidad las plantas del jardín, ya que algunas pueden resultar tóxicas no sólo para el perro, sino además para los niños. Algunas plantas tóxicas para los perros son: tomate, espinaca, azalea, azafrán de otoño, aguacate (hojas), adelfa, actea, dulcamara, belladona, dedalera, cicuta, cicuta acuática, tejo, ricino y lirio de los valles.
  • Hay que evitar que el perro toque cadáveres de animales como roedores, o palomas pues pudieron haber ingerido algún veneno.

Tampoco debemos olvidarnos de los medicamentos. Muchos propietarios administran a sus mascotas fármacos formulados para humanos porque como a ellos les funcionan, piensan que solucionarán también cualquier síntoma que presenten sus mascotas.

Es cierto que muchos de estos medicamentos pueden emplearse en animales, pero las dosis varían mucho de personas a animales, y no todos son bien tolerados, por lo que cualquier medicamento debe siempre administrarse bajo supervisión veterinaria.

Fármacos como la aspirina, el paracetamol, el ibuprofeno, el naproxeno, antidepresivos, relajantes musculares, antihistamínicos… pueden generar graves problemas digestivos o hepáticos en perros y gatos e incluso algunos, pueden llegar a ser mortales.

Por tanto, como propietarios responsables debemos estar atentos a nuestras mascotas siempre, no dejando agentes de limpieza, insecticidas… a su alcance en casa, eligiendo plantas que no sean tóxicas para ellos y nunca administraremos medicamentos sin consultar previamente a un veterinario. Durante el paseo, es preferible llevar a nuestro perro bien atado o, en caso de disponer de un área específica para soltarlo y que pueda realizar ejercicio, estaremos pendientes de ellos puesto que, en un descuido, pueden ingerir alguna sustancia que ponga en peligro su bienestar.

¿Que tan peligrosa es la lejía?

Lo primero que hay que tener muy presente es que se debe de estar calmado/a. Si estamos nerviosos/as, el perro lo notará, y podría ser peor. Pero, eso sí, hay que actuar rápido. La lejía es una sustancia corrosiva que puede afectar seriamente al esófago, produciéndole quemaduras, y una serie de síntomas que son: dolor estomacal, vómitos, diarrea, y en casos más graves, dificultad para respirar y convulsiones. Por ello es fundamental que, si sospechamos que ha ingerido, aunque sea sólo un poco, vayamos al veterinario.

¿Qué hacer si tiene síntomas?

Si el animal ya presenta alguno de estos síntomas, en ningún caso hay que provocarle el vómito. Lo que sí que debemos hacer es, si está consciente y puede tragar bien, es lavarle la boca con agua y darle 30ml de leche por cada 3kg de peso. La leche reducirá el ácido de la lejía presente en el estómago, por lo que le hará sentirse mejor.

En el caso de que no esté consciente, no se le debe de dar nada, ya que podría asfixiarse. De todos modos, y como decíamos antes, la lejía puede producir quemaduras internas, por lo que aunque lo veamos mejorar, debemos acudir al veterinario para que lo examine y le haga un lavado de estómago. Sólo así podrá recuperarse del todo y volver a hacer vida normal.

Pin
Send
Share
Send
Send