Animales

Cómo enseñar a tu gato a usar un rascador?

Pin
Send
Share
Send
Send


Esta misma semana os contaba que un gato vale más que cualquier mueble. En aquel post salió el tema de cómo enseñar a un gato a usar rascadores en lugar de sofás, sillas o librerías y varios me pedisteis que escribiera al respecto.

Pues allá vamos.

Lo primero que quiero destacar es que, por muy bien que hayamos enseñado a nuestro gato a rascar las uñas allí donde nosotros queremos, sigue siendo más que probable que encontremos enganchones en cortinas, tapicerías y maderas. Y debemos mentalizarnos de que no pasa nada. Si queremos compartir nuestra vida con uno de estos animales más nos vale asumir que las cosas son menos que un ser vivo y que ningún gato, por bien educado que esté, es un soldado prusiano.

Mi madre siempre decía que las casas estaban para vivirlas, no para exhibirlas. Se refería a dejar jugar a los niños, pero la filosofía viene a ser la misma. Y si no vamos a estar dispuestos a renunciar a vivir en una digna de revista de decoración, mejor no sumar un animal a la familia.

Ahora sí, vamos al lío: ¿Cómo enseñar a nuestro gato a usar los rascadores?. Pues la regla de oro es tener mucha paciencia y mucha constancia.

Es imprescindible observar al gato porque:

  • Es recomendable ubicar los rascadores en los lugares que hayamos localizado que le gustan para afilarse las uñas, no en aquellos que nosotros creamos que quedan bien o estorban poco. Si le gusta un lateral del sofá, ahí debe ir.
  • Fijaos también en los materiales que prefiere para rascar. Si es de los que se pirrar por el sillón de cuero artificial, buscad un rascador de consistencia y material semejante.
  • Por último hay que tomar nota de la postura. Muchos gatos gustan de superficies verticales, pero otros se las buscan en ángulo, y no pocos tiran de superficies horizontales.

Es decir. Mirad bien cómo se comporta y él mismo nos dirá lo que prefiere. Suelen preferir rascadores estables. Y elegir el mejor tipo de rascador, pese a toda la observación, es prueba y error. Pero hay todo tipo de rascadores muy baratos. Yo no gastaría un dineral en el súper rascador a menos que tuviera clarísimo que es del tipo que a mi gato le encanta.

También podemos fabricarlos nosotros, el típico rascador casero es un cartón de los del papel de cocina envuelto en cuerda. Pero a poco que busquéis en Internet veréis muchas ideas, que además son manualidades divertidas de hacer con niños.

Y hay cosas que no son rascadores pero a muchos gatos les encantan a tal efecto, como los felpudos o determinados tipos de cajas, cestas, alfombras o esteras baratitas.

¿Cómo enseñarles?Siempre desde el refuerzo positivo y nunca con el castigo. Asociando el sitio del rascador al juego y a las golosinas. Estar ahí afilándose las uñas tiene que molar. Si me llevan desde el sofá que tanto me gusta en volandas y entre gritos al rascador es poco probable que le coja gusto.

Sí que es buena idea cuando le vemos rascándose en el sofá decirle que no, con calma, y llevarle al rascador, pero una vez allí tenemos que jugar con él, con las plumitas o cascabeles que cuelguen o hayamos añadido al chisme, y premiarle.

A veces funciona que nos vea a nosotros rascar con nuestras uñas, aunque os cueste creerlo, o frotarlo con algo que tenga el olor de nuestro gato o con hierba gatera.

Paciencia y constancia como os decía. Y también mucha calma y premiar el comportamiento que queremos.

Es cierto que es más difícil limitar hábitos adquiridos que enseñar de nuevas, pero los gatos adultos también pueden aprender. Y los más mayores tienden a ser menos rascadores que los que están en la infancia y la adolescencia. Otro punto a favor para adoptar un adulto.

¡Ah! Y si tenemos más de un gato es más que probable que cada uno necesite su propio rascador, incluso que se parezcan poco en sus gustos de rascado.

Si tenéis más trucos o consejos, son bienvenidos en los comentarios.

Estos ocho pequeños fueron abandonados este jueves en una clínica veterinaria en Ocaña. Se necesita para ellos acogidas y adopciones urgentes en Madrid y Toledo.

Difusión por favor.

Contacto: 678462894 y 687085875

¿Por qué los gatos arañan todo?

Muchos dueños de gatunos saben que si bien su llegada en casa tiene muchas ventajas, hay ciertas cuestiones que no son muy agradables. Por ejemplo, el hecho de que se afilen las uñas en nuestros muebles, cortinas, ropa o alfombras.

Si nos descuidamos y no le enseñamos desde pequeños, muchos de nuestros objetos terminarán hechos jirones. Como primera medida, debemos comprender que el gato “no lo hace a propósito”, ya que es un hábito generado por instinto y hasta por salud. Claro, porque cuando rasca una mesa, está también estirando los músculos, haciendo ejercicio y marcando territorio (al dejar su olor en los objetos).

Estas costumbres son ancestrales e innatas del animal. Sin embargo, podemos darle las herramientas necesarias para evitar que rompa todo.

Hacer un rascador casero

Para empezar a educar a tu gato en el uso del rascador necesitarás elaborar o comprar uno. Existen muchos tipos y variedades de rascadores pero recuerda, no importa si te haces con uno barato que encuentres de oferta, tu felino estará feliz con poca cosa.

No obstante debes saber que con muy poco puedes hacer mucho, en ExpertoAnimal tenemos un artículo súper completo en el que te explicamos cómo hacer un rascador casero paso a paso. Encontrarás en el post todos los consejos para llevarlo a cabo y el material necesario.

Cómo enseñarle a usar el rascador

Rascar es una costumbre ancestral e innata que los gatos llevan a cabo. No solamente sirve para afilar sus uñas, con las que deben cazar sus presas, también sirve para impregnar los muebles de su olor corporal. Es una forma más de marcar su territorio.

Es importante enseñar a nuestro gato a usar el rascador si queremos evitar que nuestros muebles acaben destrozados, deshilachados y rotos. La gran mayoría de gatos aprenden por si solos a utilizar el rascador pero no en otros casos deberemos guiar a nuestro felino para que lo haga. A continuación te damos algunos consejos útiles:

  • Dónde poner el rascador: Si tu gato parece tener predilección por rascar algún mueble o sofá en concreto, ése será el lugar idóneo para situarlo.
  • Animar a tu gato a utilizarlo: Poner una bola, plumero o ratón colgando del rascador será una forma estupenda de animar a tu felino a acercarse y a manosear el nuevo objeto, al que acudirá por pura curiosidad y diversión.

En principio tu gato debería empezar a utilizar el rascador de forma natural ya que para ellos el hecho de limarse las uñas es agradable y muy beneficioso.

Consigue que el rascador sea atractivo para el gatito

Hay algunos rascadores que no están muy adornados y que pueden resultar un poco aburridos para el felino. Pueden tener muy pocas cuerdas o peluches pequeños, y eso no siempre es del agrado de un animal que disfruta jugando. Por eso, es muy recomendable comprar algunos pequeños juguetes y ponérselos encima del rascador para que tenga que ir a buscarlos.

Para que le guste todavía más, compra también algunas golosinas para gatos y pon algunas en diferentes partes del rascador: en el túnel, en el estante, en la cama,… Ya verás como así disfruta.

¿Y si no quiere usar el rascador?

Algunos gatos parecen negarse a utilizar el rascador que con tanto cariño le has traído. No desesperes, tu gato necesita más tiempo para entender su funcionamiento, no pasa nada, es algo habitual. Si tu gato parece no estar en absoluto interesado puedes utilizar algunos trucos:

  • Impregna el rascador con su olor: Frota su manta contra el rascador para que tu gato lo sienta como algo suyo y tenga el instinto natural de frotarse contra él.
  • El truco de la hierba para gatos: Si a tu gato parece gustarle el catnip no dudes en situarlo cerca del rascador e incluso de frotar la hierba contra él.
  • Únete al juego: En el paso anterior te aconsejábamos jugar con el rascador y el gato al mismo tiempo. De esta forma no solo os lo pasáis bien juntos, también le estimulas para que lo utilice y lo relacione de forma positiva.
  • Utiliza el refuerzo postivo: Cada vez que le observes acercarse o limarse las uñas en el rascador debes felicitarlo. Un trozo de frankfurt, unas caricias o palabras amables serán más que suficientes para que tu gato entienda que eso te agrada.
  • No le dejes rascar los muebles: Si tu gato es aún un cachorro, al observarle arañando otro mueble debes cogerlo y llevarlo directamente al rascador.
  • Hazte con otro rascador: En ocasiones el propio diseño del rascador no les gusta. Puedes hacerte con uno que se pueda adherir al sofa para simular la misma forma y evitar que destroce tus muebles.

Sigue estos consejos de forma más o menos regular y siempre con mucha paciencia y cariño, algo que necesitan todos los animales. Ser brusco, utilizar la fuerza física o no dedicar el tiempo suficiente a la educación de nuestro gato es un grave error, tenlo en cuenta.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo enseñar a un gato a usar el rascador?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Enséñale dónde tiene que afilarse sus garras

El gatito aprende a veces por accidente, pero también y sobretodo por imitación. Mientras que está con la madre, aprende a ser gato observándola, imitando sus movimientos. Incluso cuando la mamá falta, si tiene la suerte de convivir con más gatos serán ellos los que le enseñarán todo lo que tiene que saber.

Cuando se trata de enseñarle a usar el rascador hay que ponerse en la ”piel” de un gato adulto, e imitarle. ¿Qué haría un gato si tuviera que enseñarle a un peludito? Afilarse sus uñas en el poste rascador, por su puesto. Así pues, llámalo y pasa tus manos sobre poste, como si realmente quisieras afilarte las uñas. Hazlo varias veces todos los días que sean necesarios. Puedes incluso cogerlo con suavidad, sujetarle una pata y pasársela por el poste.

Si nada de esto funciona, coloca un comedero con lata de pienso húmedo para gatitos y seguro que no tardará en subir a comer. De esta forma, aprenderá por accidente que tiene un juguete increíble donde puede pasárselo bien y tener sus garras bien sanas.

7. Informate sobre los tipos de rascadores

En las tiendas de mascotas o el veterinario pueden ayudarte para que compres el mejor rascador para tu gato. Por ejemplo, ten en cuenta su tamaño, sus gustos o cuánto juega. Los felinos más grandes precisan rascadores específicos.

8. Prueba diferentes texturas, ángulos y posturas

A algunos gatos les gustan más los juegos con texturas suaves donde frotarse el lomo. Otros quizás prefieren los que están envueltos en hilo sisal para poder rasguñar con más fuerza. En cuanto a las posturas, aunque es mejor que esté en vertical, puedes probar cambiarlo a horizontal si a tu mascota le parece más divertido.

Ultimos comentarios

elblogdeabritos en Poyo: Conejo afectado por Ence…
Isabel Olmos Báez en Poyo: Conejo afectado por Ence…
elblogdeabritos en La lucha contra el linfoma de…
Norma Ferrari Muñoz en La lucha contra el linfoma de…
elblogdeabritos en Tromboembolismo arterial felin…

¿Como enseñar a mi gato a usar el rascador?

Para un gato arañar es una conducta innata e instintiva de ejercicio, higiene y mantenimiento de sus armas de caza. Al anclar las uñas en el rascador estiran los músculos y desentumecen el cuerpo. Además es una forma de marcar su territorio, ya que al rascar sus dedos desprenden una marca de olor que los humanos no percibimos, pero para los gatos es inconfundible.

A continuación os damos unos consejos de cómo hacer que nuestro gato use el rascador y cuál será el mejor lugar para situarlo.

Trucos para conseguir que el gato utilice el rascador

1. Rascar las uñas nosotros mismos.

Este es el truco más sencillo. Si nos ve afilando las uñas a nosotros, es posible que por imitación lo haga el también. Los gatos son muy inteligentes capaces de aprender infinidad de cosas y más aun cuando les son beneficiosas. Hay que hacerlo varias veces al día procurando hacer bastante ruido al rascar y manteniendo al gatito cerca para que no vea. Se puede también coger al gatito y pasar las patitas suavemente por el rascador.

2. Estimular al gato para que haga caso al rascador.

Para ello podemos utilizar CATNIP o hierba gatuna. El catnip los vuelve locos, su olor les causa un estado de euforia y excitación. Por eso podemos impregnar el rascador con esto para atraer su atención hacia él.

3. Premiar a nuestro gato por haber utilizado el rascador

Se puede reforzar el buen comportamiento en los gatos premiándolos con golosinas. Se deberá premiar justo cuando termine sin dejar pasar tiempo, para que pueda asociar el premio con ese comportamiento.

  • 4. Enseñar a nuestro gato a utilizar el rascador jugando

Hay un montón de tipos de rascadores en el mercado. Unos de ellos juntan rascador con estación de juego, estos son una buena forma para que usen el rascador. Mientras están jugando es fácil que utilicen el rascador como parte del juego y así aprenden en donde rascar. Hay incluso algunos que tiene a mayores una cama o caseta para dormir y descansar, después de jugar y estirar los músculos no vendrá mal una pequeña siesta.

¿Dónde debemos colocar el rascador de nuestro gato?

Lo ideal es situarlo cerca de los lugares de descanso y que sea en un sitio tranquilo.

Si ya empezó a marcar en alguna zona determinada situarlo cerca para poder ir enseñándolo poco a poco al cambio.

*Es muy importante que la superficie de rascado sea vertical y estable que no pueda moverla al clavar las uñas.

Si quieres mas información sobre como enriquecer ambientalmente tu casa para que tu gato esté feliz, puedes consultar:

Pin
Send
Share
Send
Send