Animales

Cómo alimentar a mi perro correctamente

Pin
Send
Share
Send
Send


En España se adquieren cada año 386.975 toneladas de bolitas de alimento para perros, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía. Pero, ¿sabe el dueño de un can lo que le compra cuando escoge su saco de comida seca? ¿Cómo seleccionar las mejores bolitas de comida para el amigo de cuatro patas, y que no se pase de presupuesto? ¿Y qué trucos hay que tener en cuenta para dar con las croquetas adecuadas para el perro? A continuación se enumeran ocho cuestiones importantes que investigar y conocer para elegir la comida del can, y acertar.

1. ¿Qué comida comprar al perro? Revise el precio

Bolitas para perros, chuches para animales y hasta galletas caninas. La comida para animales se ha colado en el carrito de la compra de la mitad de los hogares españoles. Según el censo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía, los españoles gastamos unos 409.000 euros en alimentar a los 5,5 millones de perros con los que compartimos la vida.

"Una señal para reconocer unas croquetas caninas de calidad es que las proteínas aparezcan en primer lugar en la lista de ingredientes", asegura la veterinaria Patricia González

Pero, ¿cuál es el primer consejo para adquirir la mejor comida para el can y acertar? Los expertos coinciden: el precio es una referencia. En general, los piensos de mejor calidad suelen ser más caros que los de peor categoría. Y la razón es de peso: los ingredientes de mayor calidad también son más costosos.

Pero la comida para perros más cara de la sección no tiene por qué siempre ser la mejor. Como sucede con otros productos de la lista de la compra, hay marcas de calidad media o baja que invierten un dineral en publicidad e imagen, lo que encarece el producto. Y la buena noticia es que hay alimentos de media y alta calidad en todas las franjas de precios. Pero, ¿cómo reconocer la mejor opción? Habrá que revisar el contenido de proteínas y conocer qué dicen -y ocultan- las etiquetas.

2. Una comida distinta para cada edad del perro

Igual que los bebés y adultos humanos no nos alimentamos del mismo modo, ni tenemos idénticas necesidades nutricionales, los cachorros y los canes adultos también requieren de un alimento distinto. "La comida para cachorros debe ser más rica en nutrientes y más energética, ya que sus requerimientos energéticos son superiores", explica Roberto Élices, veterinario experto en nutrición de la Universidad Complutense de Madrid.

Y ¿cuándo cambiar la comida de cachorro por la comida de perro adulto? "El momento adecuado es cuando el can ha completado su crecimiento, algo que ocurre alrededor de los seis meses en los perros de menor tamaño, pero que puede prolongarse hasta el año e incluso el año y medio en los animales más grandes, como el mastín", responde el veterinario Imanol Sagarzazu.

3. ¿Cuántas proteínas y grasas tiene el pienso?

Una de las herramientas más útiles para escoger la comida del amigo más peludo es la etiqueta del paquete. En la sección "componentes analíticos" se puede conocer de un vistazo cuál es el porcentaje de proteínas o de vitaminas que contiene el alimento.

¿Y por qué es tan importante? No solo permite saber la calidad de las bolitas caninas, sino que esta información además es relevante cuando se quiere hacer un cambio de marca. Si el nuevo alimento contiene una proporción de grasas o de proteínas muy superior a la contenida en el alimento que el perro ya consume, necesitará reducir la cantidad de croquetas diarias. ¿El objetivo? Evitar el sobrepeso del can, y sus negativas consecuencias para la salud.

4. ¿Qué fecha tiene el alimento canino?

Cuando se adquiere comida para el perro, saber la fecha de caducidad también resulta fundamental. La regla general es sencilla de recordar: mejor elegir el alimento más fresco disponible. Esta clave implica mirar bien las fechas de caducidad de los paquetes antes de decantarse por uno, por lo que si el saco de pienso caduca en menos de seis meses, mejor revisar el fondo de la estantería en busca de otro más fresco.

5. ¿Componentes exóticos y novedosos? No siempre son los mejores

La fiebre de la comida exótica también ha llegado al mundo de los alimentos para animales. Sin embargo, escoger un pienso que contenga carne de avestruz o de codorniz, en lugar de ingredientes más tradicionales como el pollo, el cerdo o la ternera, no tiene por qué ser siempre la opción más acertada.

"Las alergias a la comida no son raras en los perros y, en caso de aparecer el can, necesitará una dieta de eliminación para detectar el ingrediente que la causa", explica la veterinaria Nerea González. Cuando el can desarrolla una alergia o intolerancia a un alimento, será muy útil contar con un pienso hipoalergénico que contenga una de estas fuentes de proteínas "exóticas" (como el avestruz, el conejo o la codorniz) que no sean habituales, para reconocer el origen de la alergia.

6. Perros con alergia a la comida: revisar los ingredientes

"Aunque las alergias a los alimentos en perros suelen aparecer entre el primer y el tercer año de vida, los canes adultos tampoco están protegidos", confiesa la veterinaria Patricia González. La etiqueta del paquete es, de nuevo, la clave: si el perro tiene una intolerancia o alergia a un alimento reconocida, hay que revisar con cuidado la lista de ingredientes. El objetivo es identificar el alimento problemático y escoger un producto donde no esté presente. Y ¡ojo! Este sencillo gesto hay que repetirlo cada vez que se compre un saco nuevo, ya que no es extraño que los fabricantes cambien cada cierto tiempo su lista de ingredientes.

7. ¿Qué buscar en la etiqueta del pienso?

"Una señal para reconocer unas croquetas caninas de buena calidad es que en la lista de componentes las proteínas aparezcan en primer lugar", dice González. Los ingredientes de la comida para perros, como ocurre en los alimentos para humanos, están ordenados en función de su mayor o menor presencia expresada en porcentajes. Además, en el nombre que encabece esa lista está la clave. Lo idóneo es encontrar una fuente de carne identificada (carne de pollo, ternera, cordero, etc.), y que esta se muestre a la cabeza de los ingredientes.

8. Pregunte al veterinario y al fabricante de su comida favorita

El veterinario puede ayudar a escoger la mejor comida para el can, como también a leer las etiquetas y a entender qué hay detrás de cada componente.

Lo mismo puede hacer con los fabricantes de su alimento preferido. No dude en ponerse en contacto con ellos para resolver las dudas que puedan surgirle.

Pienso para perros por edad y raza

El mejor pienso para perros es, sencillamente, el que mejor se adapta a las características de tu mascota. Concretamente, en relación a dos:

Edad: cada fabricante tiene sus propias clasificaciones, según los meses o los años. Pero de forma general, podemos distinguir:
– Comida para cachorros: la que empiezan a tomar progresivamente tras el destete. De mayor carga energética
– Comida para perros adultos: aquí las pautas a seguir son más bien las que veremos en el siguiente factor: la raza
– Comida para perros senior o mayores: son los que ya han sobrepasado los 7 años de edad. Su gasto energético se reduce, por lo que también ha de disminuir el componente calórico de su alimento. Además, es recomendable que sea rico en fibra para favorecer sus digestiones
La raza: se debe tener en cuenta a cualquier edad. Las diferencias entre razas son muy grandes, no solo en cuanto a su tamaño sino también en cuanto a su organismo. Por ello, la comida para perros debe tener en cuenta el peso medio de cada una de ellas, pero también otras particularidades como la forma de su boca para la aprehensión de la croqueta (en especial, en perros braquicefálicos) y otros muchos aspectos.

El adecuado equilibrio entre comidas

Por supuesto, el pienso para perros no es el único alimento que se le puede ofrecer a tu mascota, pero sí el principal. Como complemento se puede ofrecer comida húmeda (latas, tarrinas…), que seguramente guste mucho más a tu amigo peludo, pues su textura y aroma es mucho más atractivo para su paladar y olfato. Sin embargo, conviene no abusar, pues esta comida es mucho más calórica y, por tanto, podría derivar en problemas de sobrepeso si se le ofrece en exceso. No hay una regla perfecta sobre la proporción entre comida húmeda y seca, pues dependerá mucho de la vida que lleve tu mascota: a mayor ejercicio y actividad, mayor gasto calórico y, por tanto, mayores licencias para comer este tipo de tarrinas.

En cuanto a los snacks, también deberían tener un papel secundario en la dieta de tu perro, pues solo deberían utilizarse como método de premio o refuerzo de ciertos comportamientos.

Pienso y mascotas con necesidades especiales

Muy diferente es el caso de los perros con necesidades especiales. En ese caso, la clave a seguir es la de su trastorno o enfermedad: comida para perros diabéticos, con problemas renales, con displasia de cadera, con digestiones delicadas, para perros convalecientes tras una operación, etc. Las mejores marcas del mercado, que están presentes en Animalear tienen su propia gama de dieta veterinaria, tanto de piensos secos como de comida húmeda para perros. En ellos se incluyen o se excluyen ciertos alimentos según el trastorno.

Otras consideraciones sobre comida para perros

Por último recordarte que en los últimos años han surgido piensos especiales totalmente naturales, sin subproductos animales, que son considerados por muchos como alimentos premium. Puedes encontrarlos en nuestra web. Y si prefieres ofrecerle tú mismo una dieta natural, ojo: los perros no pueden comer lo mismo que las personas, pues su organismo no está preparado para ello. Aunque no hay total unanimidad al respecto, alimentos como el chocolate o la cebolla son algunos de los que no deberías ofrecer a tu mascota.

Pin
Send
Share
Send
Send