Animales

Cómo alimentar a un perro esterilizado

Pin
Send
Share
Send
Send


Si hemos esterilizado a nuestro perro o gato deberemos adaptar su alimentación a esta nueva etapa vital, deb >

En primer lugar, la esterilización predispone a la obesidad, caso que se da en un treinta por ciento de los gatos y en dos de cada tres perros esterilizados.

Una vez que nuestro perro o gato haya sido castrado, será más propenso a ganar peso debido a las alteraciones hormonales en su organismo, al desaparecer los efectos de estrógenos y testosterona. La falta de estas hormonas sexuales disminuye su actividad física y la tasa metabólica, aumenta la eficacia en el uso de la energía y provoca una mayor ingesta de alimentos.

Asimismo, hay un desequilibrio entre la ingestión y el gasto de energía, pues los animales esterilizados presentan una menor tendencia al juego, la deambulación y al vagabundeo, en al caso de los que vivan en un espacio abierto, con lo que su gasto energético es menor.

Como ya hemos dicho, los cambios hormonales son clave en su metabolismo. Las hormonas sexuales, en concreto los estrógenos –producidos por los ovarios pero también por los testículos–, modulan la ingestión de alimentos mediante una inhibición de la misma, especialmente en los periodos de celo. Al eliminarlos, se elimina también dicha inhibición, con lo que nuestro gato o perro quiere comer más. Otros mecanismos endocrinos promoverán la hipertrofia de los adipocitos y tejido graso, y se promoverá también un aumento de apetito. Se pueden observar cambios en cuanto a la tolerancia a la glucosa y a la resistencia a la insulina. Varios estudios científicos han demostrado que los machos castrados necesitan un 28 % menos de calorías y las hembras un 33 % menos que los animales no castrados.

Por todo esto, es necesario, desde el mismo momento de la esterilización, comenzar a administrar a nuestro perro o gato una dieta adecuada y orientada al control del peso, y así evitar la aparición de obesidad y todas sus consecuencias, de las que ya hemos hablado con anterioridad en una de nuestras entradas.

Es recomendable disminuir la densidad energética aproximadamente en un 25 %, y hacerlo a base de la administración de piensos light o dietas específicas para animales esterilizados que aporten, no solo las calorías necesarias y ni una más, sino todos los requerimientos nutricionales que nuestra mascota necesita además de una adecuada palatabilidad. Cabe destacar, en el caso de los gatos, un adecuado control del pH urinario para evitar la formación de cálculos.

Es muy importante promover la actividad física de estos animales, no excederse nunca en la ración diaria recomendada ni en los premios o golosinas, y pesarlos frecuentemente para controlar de manera regular su peso y de esta manera disfrutar de un compañero saludable y feliz.

Consultar con tu veterinario

Tras la operación, nadie mejor que tu veterinario para indicarte las mejores opciones para tu can en base a su alimentación.

Es cierto que en los paquetes de pienso puedes encontrar las dosis adecuadas, pero un especialista siempre te dirá lo mejor para tu perro en función de la raza, lo que pese, la edad que tenga.

Incluir alimentos bajos en calorías

Bien sea pienso industrial o comidas naturales, tu can deberá alimentarse a base de pocas calorías, pero que tengan fibra para que a su vez permitan saciarle.

Si optas por el pienso, tienes que saber que existen piensos específicos para esta condición de tu perro. Además, en el propio paquete te indicará las cantidades que debes suministrarle.

La dieta blanda también puede servir como alimentación a seguir.

Evitar los alimentos entre horas

Cualquier dieta para perros trata de evitar esta mala práctica. Pero en el caso de la dieta para perros esterilizados debe cumplirse.

Comer entre horas es el desencadenante ideal para romper una buena línea de alimentación y dar paso al aumento de peso.

Ten en cuenta este aspecto porque decantará la salud de tu perro.

La rutina en la dieta para perros esterilizados

Best dog photo || Shutterstock

Como ya sabes, no dar alimentos entre horas es clave para que un perro esterilizado no tienda al sobrepeso y la aparición de enfermedades. Pero no solo eso.

En cualquier dieta para perros que sigas se deben cumplir unos horarios determinados que se tienen que cumplir y no podrás variar cada día. Los motivos son:

  • Regular su apetito
  • Establecer patrones de comportamiento
  • Asociar la alimentación a los paseos
  • Evitar el desarrollo de la ansiedad

Ten en cuenta que el lugar donde alimentes a tu perro también tiene que ser siempre el mismo. Además, le permitirá comer tranquilamente.

Dieta para perros esterilizados: el complemento del deporte

Para que la dieta para perros esterilizados sea efectiva, se tendrá que complementar con el ejercicio. De este modo, la aparición de la obesidad y ciertas enfermedades se podrán evitar.

La actividad física en los perros variará en función de las características de cada can: edad, tamaño, raza de perro. Lo que no cabe duda es que aportará tanto beneficios físicos como psicológicos a tu mascota.

El ejercicio que le ofrezcas a tu can puede ser desde paseos más largos, relacionarlos con otros perros, o practicar algún deporte con él: ir en bici, correr con tu perro, etc.

Otra opción para fomentar el ejercicio de tu perro es aprovechar tu tiempo libre los fines de semana y planear alguna salida con él.

Sigue estos consejos para conseguir que la dieta para perros esterilizados sea efectiva.

1. Visita al veterinario

El primer punto ineludible es ir con tu perro al veterinario para que te asesore. No debes tomar decisiones que puedan afectar a la salud de tu mascota de forma unilateral, tú no eres experto en nutrición.

Aunque hay muchas marcas que ofrecen pienso para mascotas esterilizadas y te indican la cantidad que debes darle de comida, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda profesional.

El veterinario será el que te aconseje sobre cómo alimentar a un perro esterilizado, teniendo en cuenta su edad, peso y raza. Clic para tuitear

También te ayudará a racionar la cantidad de comida, para que tu mascota coma menos cantidad y en más ocasiones a lo largo del día.

Si tu can sufre alguna enfermedad que afecte a su alimentación, cuando acudas al veterinario te aconsejo que le informes para que lo tenga en consideración y adapte su dieta a sus necesidades específicas.

2. Controla su ración de alimento

Una de las mejores formas de llevar un control de la comida que ingiere tu mascota, es con un comedero automático para perros. Una forma eficiente de racionar el alimento sin equivocaciones ni demoras. Imagina estar fuera de casa todo el día y no poder supervisar todas sus ingestas. Con estos dispositivos, lo tendrás solventado.

Si vas a seguir las indicaciones del veterinario sobre el pienso, no cometas el error de darle de comer entre horas. Esto podría romper su dieta equilibrada, haciendo incluso que engorde.

Si deseas darle algún premio podrías buscar un snack o golosina adecuado para dárselo de manera puntual y sin excederse. Y recuerda, que si le das snacks de más, tendrás que reducir su dosis de comida principal. Sé responsable y persigue su bienestar.

3. Establece una rutina de alimentación

Para alimentar a un perro esterilizado, tan importante es la cantidad de comida como respetar un horario establecido de ingestas. Es muy recomendable pautar una rutina para que tu mascota se adapte y su apetito sea más regular.

Cambiar las horas de comer, puede generar ansiedad en tu mascota, puesto que él no sabrá cuándo va a recibir su pienso. También es importante que tenga un espacio adecuado para que coma tranquilo y sin distracciones.

4. Elige un pienso adecuado

La variedad de comida en el mercado para alimentar a un perro esterilizado es amplia. Entre los diferentes piensos que puedes encontrar, hay diversas características que permiten adaptarse a las necesidades nutricional de cada animal. Un alimento bajo en calorías es idóneo porque le llenará, sin generarle ansiedad. A su vez, para conseguir que tu perro se sacie, la fibra es un elemento fundamental en la comida.

En los envases de comida suele aparecer una cantidad de comida según el peso del perro. En este sentido, te recomiendo que sigas las pautas marcadas por tu veterinario no las del paquete.

5. Ejercita a tu perro

Hablar de control alimenticio y no hablar de actividad física, sería irresponsable. Para alimentar a un perro esterilizado correctamente, has de complementarlo con un poco de deporte.

La cantidad que pueda realizar dependerá de la edad, la raza y el estado de salud de tu mascota. Aún así, seguro que habrá algún tipo de ejercicio que tu peludo compañero puede practicar sin riesgo. Un buen paseo por el parque, dejar que juegue e interactúe con otros perros en las zonas de socialización, hacer running con él, o aprovechar para hacer una excursión los fines de semana o siempre que puedas a un entorno natural.

La actividad física es necesaria para su bienestar físico y emocional, comparte estos momentos con él y verás lo bien que le sienta.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad, pero recuerda que es meramente informativo. Te pido encarecidamente que acudas con tu perro al veterinario para asesoramiento profesional.

¿Me echas una pata y difundes en Facebook, Twitter, e Instagram? Todo sea por el bien de tu familia peluda.

Esterilización de gatos

Reservá un día y horario para esterilizar a tu felino Agendá un turno

Los turnos que fueron otorgados para el 29 de mayo se reprograman automáticamente para el miércoles 05/06 a la misma hora. Quienes no puedan asistir al mismo, por favor darlo de baja y solicitar un turno nuevo.

Indicaciones antes de la operación

  • El animal debe asistir provisto de collar y correa o jaula de transporte y conduc >

El IMuSA se encuentra a disposición de todas las personas que hayan esterilizado a su animal de compañía por cualquier consulta o duda que pudiese surgir luego de la intervención. No todos los animales responden de la misma forma a una cirugía, por eso es importante seguir las indicaciones post-quirúrgicas dadas oportunamente por el personal.

¿A partir de qué edad se realiza?

A partir de los 5 meses de edad, siempre y cuando los animales tengan el peso adecuado y buena salud. No existen desventajas médicas ni clínicas para rechazar la esterilización temprana. Su única barrera es el prejuicio de seguir humanizando a los animales: "cómo no va a ser madre una vez" o "es tan pequeño, esperemos a que madure". Hay que recordar que la madurez de los animales no sólo está determinada por el crecimiento físico sino también por la educación que reciben.

¿Se puede castrar hembras en celo?

Sí, incluso durante el embarazo, pero hacerlo antes del primer celo es más beneficioso para ellas.

Es importante señalar que si se castran durante el celo, el olor que ellas emanan para atraer a los machos seguirá su curso natural. En otras palabras: el celo dura entre 10 y 14 días, entonces si, por ejemplo, la perra es castrada el día 8 de su celo, mantendrá ese olor y atracción hacia los machos por unos 6 días más. De ahí es que es fundamental que luego de la castración, la perra o gata permanezca en un lugar totalmente seguro de machos. Luego de que le pasen los días de ese celo, nunca más entrará en celo.

¿Dónde debo mantener a mi mascota luego de la castración?

Los perros (hembras o machos) deben quedar en un lugar tranquilo, techado, libre de corrientes de aire y ruidos fuertes, y que no tengan acceso a la calle o espacios abiertos. Lo ideal es que queden dentro de la casa ese día. En el caso de lo gatos (hembras o machos) se recomienda dejarlos en lugares más pequeños y completamente cerrados (sin ventanas), preferentemente en jaulas transportadoras.

Ninguno debe quedar acostado en lugares altos como sofás, camas o muebles.

¿Cuánto debo esperar para castrar a una hembra que ha parido recientemente?

Lo correcto es esperar a que los cachorros cumplan un mínimo de 8 semanas de vida. Entre las 4 y 8 semanas de edad de un cachorro se debe hacer el cambio de alimentación, para que pase de la leche materna al alimento concentrado. El alimento debe introducirse lentamente (suavizado con agua, si hace falta). No es correcto quitarlos de un día al otro, pues eso puede provocar en las mamás una mastitis, por lo que ese proceso de transición de leche a alimento es muy importante respetarlo y hacerlo bien. Si los cachorros murieron al nacer, debe programarse una esterilización lo antes posible. Consultar con el veterinario.

Pin
Send
Share
Send
Send