Animales

Por qué a mi perro le cuesta respirar

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Has observado a tu perro respirando con dificultad? Ante este tipo de situaciones, es fundamental actuar con rapidez para saber a qué puede deberse este problema y qué podemos hacer nosotros ante esta situación. Por lo general hablamos de patologías que van a requerir tratamiento veterinario.

Como veremos, las dificultades respiratorias podrán deberse a enfermedades respiratorias leves pero, también, a problemas cardíacos, sobre todo en perros mayores, que van a revestir gravedad. En este artículo de ExpertoAnimal repasaremos las afecciones más comunes que pueden provocar problemas respiratorios en perros.

Problemas respiratorios en perros

Hay numerosas causas que pueden explicar por qué a un perro le cuesta respirar. Algunas van a ser potencialmente mortales, como el golpe de calor o el shock anafiláctico. En los siguientes apartados veremos las situaciones más comunes en cuanto a problemas respiratorios se refiere.

Para cómo saber si a un perro le cuesta respirar debemos atender a las siguientes señales:

  • Respiración rápida, que no debe confundirse con el jadeo habitual que realiza el perro para disminuir su temperatura corporal.
  • Respiración fatigosa.
  • Ruidos respiratorios como bufidos, ronquidos, sibilancias o estridores.
  • Respiración superficial.
  • El perro con dificultad para respirar grave que comienza a entrar en shock presentará jadeos, taquicardia y mucosas congestionadas.
  • El perro en shock avanzado presentará palidez de mucosas, baja temperatura corporal, ritmo respiratorio lento, apatía, depresión, pulso débil o falta de pulso e inconsciencia.

Para saber qué hacer cuando a un perro le cuesta respirar debemos atender a la eficacia de su respiración. Si respira, aún con dificultades, acudiremos al veterinario para que determine el origen del problema y lo trate. Si el perro no puede respirar y pierde la consciencia, además de trasladarlo inmediatamente al veterinario, deberemos iniciar las maniobras de respiración artificial o de rescate y, si tampoco tiene latido cardíaco, tendremos que comenzar la reanimación cardiopulmonar o RCP mientras no llegamos al centro veterinario más cercano.

A mi perro le cuesta respirar y tiembla

Si a nuestro perro le cuesta respirar y le dan ataques como convulsiones podemos estar ante una intoxicación en el perro. Estos casos representan una urgencia veterinaria ya que, dependiendo del tóxico y la cantidad que haya entrado en el organismo, pueden llegar a provocar la muerte del animal. Para evitar estas situaciones debemos mantener al perro en un entorno seguro y acostumbrarlo a no ingerir nada que no le hayamos dado nosotros.

A mi perro le cuesta respirar por la nariz

Las enfermedades que provocan secreción nasal, debido a la mayor o menor obstrucción de la nariz, es habitual que tengan como efecto que a nuestro perro le cueste respirar. También son comunes los estornudos. Afecciones como la causada por la Bordetella bronchiseptica o la tos de las perreras, además de secreción nasal también van a provocar tos y, a veces, secreción ocular, fiebre, anorexia, etc.

Es importante que, ante estos síntomas, procuremos asistencia veterinaria ya que, de lo contrario, estas infecciones podrían extenderse a los pulmones y causar un cuadro mucho más grave, como la neumonía en el perro.

Debemos saber que el moquillo canino puede manifestarse con los mismos síntomas que un resfriado por lo que, en perros no vacunados, tenemos que tener en cuenta esta posibilidad. Las rinitis, que pueden ser alérgicas, así como la presencia de cuerpos extraños en la nariz también pueden provocar secreción nasal y dificultades respiratorias.

Además, hay problemas congénitos como la estenosis nasal en cachorros de razas braquicéfalas como los bulldogs que provocan obstrucción respiratoria en diferentes grados y unos característicos resoplidos, ronquidos y bufidos. Esta estenosis suele darse a la vez que la elongación del paladar blando y la eversión de los ventrículos laríngeos, constituyendo el denominado "síndrome del perro braquicéfalo". Pólipos y tumores en las fosas nasales también van a interferir en la entrada de aire.

Mi perro se ahoga al respirar

En este caso, que a un perro le cueste respirar puede deberse a la presencia de un cuerpo extraño obstruyendo la laringe. Esta situación es causa de tos, ahogo, asfixia y complicaciones respiratorias. Requiere inmediata asistencia veterinaria e incluso implementar respiración artificial o RCP si el perro llega a perder la consciencia.

Objetos como las pelotas de goma o los huesos pueden ser los responsables de estos ahogos, de ahí la importancia de controlar el acceso del perro a estos elementos. Un edema laríngeo como el que puede producirse en una reacción anafiláctica o un golpe de calor también puede estrechar u ocluir las vías respiratorias. Los collares de ahogo pueden producir daños en la laringe que afecten a la respiración. Su uso está completamente desaconsejado.

A mi perro le cuesta respirar y vomita

Cuando a nuestro perro le cuesta respirar y presenta secreción nasal es fácil que se produzcan, además, náuseas, arcadas y, en menor medida, vómitos. Esto se debe al goteo posnasal. Además, el reflujo de contenidos gástricos en los pulmones durante el vómito puede propiciar la aparición de la neumonía por aspiración, que también se da en patologías como el megaesófago o el reflujo gastroesofágico.

A mi perro le cuesta respirar cuando duerme

Si a nuestro perro le cuesta respirar por las noches es habitual que lo manifieste en forma de tos, a veces con expectoración, y respiración acelerada. Son perros que van a presentar intolerancia al ejercicio, se cansarán más y adelgazarán. Algunos tendrán el abdomen inflamado. Esta sintomatología se corresponde con la miocardiopatía dilatada, una enfermedad en la que las cámaras del corazón se agrandan y las paredes de los ventrículos se afinan, lo que hace que el corazón empiece a fallar.

Cualquiera de estos síntomas es motivo de consulta veterinaria, ya que el perro va a requerir tratamiento. La miocardiopatía dilatada y la enfermedad valvular crónica con afectación de la válvula mitral producen insuficiencia cardíaca congestiva. Estos perros presentan respiración fatigosa en descanso. La filaria, gusano que parasita el corazón, también puede provocar dificultades respiratorias.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a A mi perro le cuesta respirar - Por qué y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Estornudo inverso

Es un esfuerzo inspiratorio frecuente en perros producido como consecuencia de una alteración de la cavidad nasal o nasofaringe. Puede estar producido por diferentes motivos: un cuerpo extraño como una espiga en la nariz, al excitarse corriendo, por un proceso inflamatorio y, en general, por cualquier causa que pueda producir un estornudo normal.

La espectacularidad del sonido a veces nos alarma y nos lleva a acudir a nuestro veterinario, ya que tendemos a pensar que nuestro animal no puede respirar. Si bien, en principio no revierte gravedad.

Colapso traqueal

Es un esfuerzo espiratorio conocido como “tos de ganso“. Ocurre como consecuencia del estrechamiento intermitente de la tráquea debido a la debilidad del músculo dorsal traqueal.

Las razas más propensas a sufrir dicho colapso son los Bulldog Francés, Yorkshire Terrier, Bichón Maltés, Chihuahua y Pekinés. Además, hay que tener en cuenta que la obesidad en nuestro animal empeora los signos de colapso.

Hay diferentes grados de colapso. Aquel por el que debemos preocuparnos y acudir a nuestro veterinario es el que causa intolerancia al ejercicio.

Laringotraqueitis

Hablamos de una enfermedad inflamatoria que afecta a la laringe así como a la primera porción de la traquea. En la mayoría de casos, tiene origen infeccioso (virus de la parainfluenza canina, conocido popularmente como “tos de las perreras” por su facilidad de contagio).

Se caracteriza por una tos seca que, en ocasiones, puede ser emetizante (causando vómitos o arcadas). Esta afección suele requerir tratamiento médico y por tanto es recomendable acudir a nuestro veterinario. Aunque la tos puede persistir varias semanas, suele resolverse satisfactoriamente.

Asma felino

Se trata de una situación respiratoria complicada originada en los bronquios. Se produce una constricción o estrechamiento, habitualmente de origen alérgico y, en determinadas ocasiones, idiopático (causa desconocida).

Con frecuencia son cuadros agudos que son reversibles. Si bien, a veces puede cronificarse y el paciente puede requerir medicación de por vida o en ciertas épocas del año en las que presentan signos clínicos. Los signos que deben alarmarnos y ponernos en contacto con nuestro veterinario son:

  • Distress respiratorio
  • Tos
  • Sibilancias (popularmente “pitos”)

En casos de crisis asmática se debe acudir al veterinario. Es muy importante saber que un gato que respira con la boca abierta presenta un problema de salud muy grave.

Si tu perro respira muy rápido y sin dificultad, se trata de taquipnea

Una respiración acelerada, sin presencia de tos o sin problemas al realizarla, se define como 'taquipnea'. La taquipnea no suele ser síntoma de una enfermedad o de un problema grave, pero sí sirve para saber que tu peludo está sufriendo por culpa del calor. Los perros se refrescan por la boca, jadeando, si aceleran su respiración es porque necesitan un aporte extra de frío y aire. Para evitar este tipo de situación existen en el mercado determinados productos, como chalecos refrescantes o arneses.

Si empieza a respirar muy rápido de repente, llévalo a una zona más fresca. Si persiste la situación, podría estar a punto de sufrir un golpe de calor. Por ello siempre es recomendable llevar contigo una botella de agua en verano o si hace un día especialmente cálido, para que beba si lo necesita.

El problema de una respiración acelerada persistente, una que no se produce por una circunstancia en particular, es que puede ser un síntoma de anemia, de asma o, en el peor de los casos, de un tumor o una hemorragia en los pulmones. Si ves que respira rápido y raro día sí y día también, acude a tu veterinario.

Si tu perro hace ruidos raros al respirar y lo hace con dificultad, es disnea

Puede que por la naturaleza de tu perro respire con dificultad. A los bulldogs, por ejemplo, les cuesta mucho trabajo por culpa de la estructura tan particular de su cara y de su cuerpo, pero ¿y el resto de los perros? Una respiración con dificultad, también llamada 'disnea', es sintomática de un posible problema de obesidad, de que algo le duele, de que está nervioso o de que tiene una enfermedad cardiaca o relacionada con el metabolismo.

Es decir, que una respiración problemática no es nunca síntoma de algo bueno. Cuando le dejes una consulta a los veterinarios online de Barkibu al respecto de este tema, comprueba su pecho, ¿se mueve mucho, incluso dirías que de manera exagerada al respirar? Examina sus fosas nasales, ¿se abren más de la cuenta? ¿Parece que intenta alargar su cuello y todo su tronco cuando quiere tomar aliento? Cuéntanoslo para poder ofrecerte un diagnóstico acertado.

Otros motivos por los que tu perro respira muy rápido y de forma rara

Además de todos estos casos que te hemos presentado, puede que tu perro se haya atragantado con algo. Por eso es siempre fundamental no quitarle ojo de encima cuando sales a pasear con él y tener la casa ordenada, no vaya que se atragante y se trague algo.

Si este es tu caso, tras unos instantes sin poder respirar se desmayará. Mantén la calma, abre su boca y retírale con cuidado la lengua. Asegúrate de que alrededor no tenga ningún objeto con el que pueda darse un golpe en caso de una posible convulsión. Normalmente, esto bastará para que pueda respirar, si no, tendrás que aportarle aire directamente a su boca de manera regular y constante hasta que recobre la conciencia.

Si además de respirar mal, tose con fuerza, como una persona mayor, puede tratarse de una traqueitis infecciosa. Si se combina este tipo de tos con muchos mocos, podemos estar ante una traqueobronquitis también de carácter infeccioso, que suele aparecer en presencia de parásitos en su cuerpo.

Los mocos en los perros nunca son buena señal. Si son transparentes, o apenas tienen color, pueden aparecer como una secreción natural de su cuerpo para intentar expulsar algo que se la ha metido ahí, pero si es de color verde o amarillento puede estar avisando de una bronquitis aguda que corre el riesgo de cronificarse si no se trata de inmediato.

Una respiración rara o acelerada en un perro nunca es buena señal, consulta con nuestros veterinarios online

El problema de que sea una bronquitis es que puede proceder de una alergia, que es relativamente fácil de tratar, o de algo peor, como un tumor pulmonar. No queremos alarmarte, pero sí advertirte de que si tu perro tose mucho tienes que acudir rápidamente al veterinario.

Además, si la bronquitis se cronifica, tu perro no podrá disfrutar del ejercicio físico por culpa de la tos. Entonces tendrá que quedarse más tiempo en casa, se deprimirá, bajarán sus defensas y será más propenso a contraer otras enfermedades.

Ante cualquier duda sobre la respiración de tu perro deja una consulta a nuestros veterinarios online. Como te acabamos de contar, que respire rápido o mal puede ser por culpa de algo leve o el aviso de un tumor. Con su salud no se juega. Una rápida intervención puede salvarle la vida.

Pin
Send
Share
Send
Send