Animales

3 pasos para curar una quemadura en perro o gato

Pin
Send
Share
Send
Send


Si tienes un perro seguramente te interese este artículo de ExpertoAnimal dónde trataremos un tema de primeros auxilios, curar quemaduras en perros.

¿Sabes que los perros pueden quemarse y no sólo con fuego? ¿Sabes qué tipos de quemaduras pueden sufrir? ¿O cómo curarlas? ¿Y, sobre todo, cómo prevenirlas?

Esperamos que nunca necesites actuar como explicaremos a continuación debido a una quemadura en tu mascota, pero en caso de que así sea, queremos ser de ayuda.

¿Qué es una quemadura?

Las quemaduras sonlesiones producidas en la piel de una animal debido a la acción de algún tipo de agente que pueda haberlas producido como el calor, la radiación, los químicos, la electricidad o incluso el frío. Estas lesiones se crean por la total deshidratación de las capas de la piel las cuales se desprenden. Se trata de una lesión muy dolorosa y las consecuencias de una quemadura no tratada de forma adecuada pueden pasar por infección hasta la muerte del animal. Por lo tanto, si nuestro perro se quema de la forma que sea, es muy importante conservar la calma y actuar eficazmente, evitando que la quemadura se extienda y que aumente su gravedad.

Podemos clasificar las quemaduras en diversos tipos según su causa:

  • Escaldaduras: Cuando son lesiones producidas por líquidos calientes o hirvientes.
  • Corrosiones: Si son producidas por productos químicos corrosivos.
  • Quemaduras eléctricas: Si son producidas por electricidad.
  • Radionecrosis o quemaduras por radiaciones: Si son producidas por radiaciones ionizantes, como por ejemplo los rayos X o los rayos gamma procedentes del sol.
  • Congelaciones: Si son producidas por exceso de frío.
  • Quemaduras por fuego o contacto con material caliente: Cuando se da contacto con superficies metálicas calientes o directamente con llamas o fuego.

Además, las lesiones por quemaduras se diferencian y se gradúan según la cantidad de superficie de cuerpo quemado y por la profundidad de éstas. Los grados de quemaduras son:

  1. Primer grado: Las quemaduras de primer grado son las más leves, más superficiales y normalmente se curan bien en una semana más o menos. Son fáciles de tratar y sus síntomas son enrojecimiento de la piel, sensación de hinchazón y de ardor y la falta de pelaje en la zona afectada. Son las únicas quemaduras que realmente podemos curar en casa sin gran preocupación, el resto de grados requiere atención veterinaria urgente.
  2. Segundo grado: Estas quemaduras son más profundas y más dolorosas que las de primer grado. Además de los síntomas que se presentan en las quemaduras de primer grado, en las de segundo grado encontramos ampollas con líquido. Normalmente les cuesta unas tres semanas curarse y son relativamente fáciles de curar.
  3. Tercer grado: Las quemaduras de tercer grado son de las más profundas, más dolorosas, más díficles de curar e incluso fatales según la cantidad de superficie afectada y la zona. En este caso la piel se quema por completo y la quemadura llega a la capa de grasa corporal. La piel se ve seca, chamuscada y endurecida, ya que se ha deshidratado completamente. Puede haber alrededor piel enrojecida la cual sí que será muy dolorosa ya que las terminaciones nerviosas siguen activas, pero el centro de la quemadura se observará ennegrecida y de hecho no será dolorosa ya que las terminaciones nerviosas se han destruido. El tratamiento y la cicatrización son largos y dificultosos.
  4. Cuarto grado: Este grado es el más profundo, pues la quemadura llega hasta el músculo, incluso al hueso y a los órganos internos. Se produce carbonización y necrosis de la piel, de la capa de grasa corporal, de la musculatura y de los huesos. Obviamente, como es peor que la quemadura de tercer grado, es más complicada de tratar pudiéndose dar inconsciencia debido al dolor e incluso la muerte, según la cantidad de superficie y zona afectada. El tratamiento y la cicatrización son costosos y pueden quedar deformaciones.

En el caso de cualquier quemadura, pero sobre todo en el caso de las más graves, existe riesgo de shock y de infección. El shock causado por quemaduras se da porque una lesión de este tipo provoca la salida de circulación sanguínea, la pérdida transcutánea de energía en forma de calor y pérdida importante de agua, además se da entrada a la infección y todo esto produce lo que se llama síndrome o shock por quemadura que se da con graves aletraciones del equilibrio metabólico y de las funciones cardiovasculares, pulmonares, hepáticas y renales. Cuando un animal entra en este estado sus posibilidades son muy escasas.

Además, los grados de quemaduras más habituales en perros y gatos son el primero y el segundo, pero en el caso de los perros, si el cuerpo se encuentra con una superficie del 30% con quemaduras de segundo grado o con el 50% con quemaduras de tercer o cuarto grado, hay muy pocas esperanzas de que pueda superar esta desgraciada experiencia pasando por mucho dolor, por lo que llegados a este punto, muchas veces se contempla la eutanasia del animal evitando así días de sufrimiento que acabarán de la misma forma.

Los cachorros son de los más propensos a sufrir quemaduras, puesto que son muy activos y curiosos. Muchas veces nos los encontramos enredando en cualquier parte, mordisqueando cables eléctricos y botes de productos de limpieza que pueden contener agentes corrosivos que provoquen una quemadura.

Causas de quemaduras en perros

Como hemos visto antes, existen varias formas de que un perro se queme. A continuación vamos a comentar las causas más principales, lo que sucede y algunos síntomas:· Líquidos hirvientes:A veces mientras cocinamos a nuestro can le gusta hacernos compañía a la espera de que le caiga algo delicioso que llevarse a la boca. Si se come algo que ha salido directamente de la sartén lo más probable es que se escalde la boca, pero con agua abundante los más probable es que se le pase en poco tiempo. Además, podemos tropezarnos con él o él puede incorporarse sobre la zona de fuegos de la cocina atraído por el olor del alimento y así se produce un derramamiento de agua, aceite, caldo, leche u otros líquidos hirvientes sobre nuestro compañero, siendo el aceite el caso más grave entre estos.

Exposición solar prolongada

Produce quemaduras solares, también llamadas quemaduras por radiación. A muchos perros les encanta el calor y pasarse horas al sol echados, correteando, jugando, dormitando o haciendo cualquier actividad. Como en las personas, el sol en exceso puede provocar quemaduras, daños en la piel a largo plazo e incluso cáncer de piel en los canes. Hay que tener especial cuidado con los perros de piel clara como los Bull Terriers, los Dálmatas y los Samoyedos. También debemos tener en cuenta que cuanto más denso sea el pelaje y más largo, más protegidos estarán del sol. Así que los de piel blanca o rosada y pelo corto son más propensos a las quemaduras solares. Debido a que son zonas con menos pelo, las zonas más afectadas son el hocico, las puntas de las orejas y la barriga. También son más propensos a estas quemaduras en el hocico los perros de razas que el hocico y la nariz poco pigmentados y rosados, como los Border Collie. De hecho, los que quizás son más propensos a los problemas de piel y a las quemaduras solares son los perros que tienen el cuerpo desnudo o semidesnudo, es decir que no tienen o a penas tienen pelaje, como por ejemplo el Perro sin pelo del Perú o el Crestado Chino. Finalmente, los perros con cicatrices recientes y por lo tanto sin pelo en esta zona de piel nueva y débil, también tienen gran facilidad para quemarse con el sol.

Rescoldos de una hoguera

A veces vamos de acampada y cuando se apaga la hoguera quedan brasas aún calientes con las cuales nuestro perro puede quemarse las patas accidentalmente. Seguramente se trate de una quemadura leve de primer grado ya que la reacción del can será apartar las patas rápidamente. Debemos retirar al animal de la zona e inmediatamente refrescar las patas con agua fría abundante y esperar a que se calme. Seguramente su piel se habrá quedado enrojecida y brillante.

Fuego de la chimenea o de una fogata

Cuando en invierno encendemos la chimenea o hacemos una fogata en el exterior para calentarnos, a nuestras mascotas también les gusta acercarse al color junto a nosotros. Tanto que a veces no se dan cuenta si están demasiado cerca de la zona en la que pueden caer chispas. A parte, si se trata de un cachorro, puede que sea lo bastante curioso e inconsciente del peligro como para acercarse demasiado al fuego directamente y acabar quemándose.

Mordisqueo de cables eléctricos

En este caso la electrocución y la quemadura se producen a través de la boca. Dependiendo de la cantidad de electricidad descargada en el animal la quemadura será más o menos grave, siendo lo más preocupante la pérdida de una buena parte del hocico por quemaduras de tercer grado o quemaduras internas difíciles de detectar. Además se producirán dificultades respiratorias, aturdimiento e incluso inconsciencia.

Productos de limpieza con corrosivos y químicos cáusticos

A veces se nos puede derramar algún producto químico en casa que utilicemos para la limpieza u otras tareas del hogar. Si nuestra mascota entra en contacto con estos líquidos o polvos y se quema, la gravedad de la quemadura dependerá totalmente de la cantidad de sustancia que caiga en el animal o este ingiera, del tipo de sustancia y del tiempo que esta sustancia permanezca en contacto con su organismo. Debemos pensar que los cachorros son muy curiosos y si les están saliendo los dientes lo mordisquean todo incluidos los botes de productos de limpieza.

C ausas más comunes de quemaduras en perros y gatos

Los animales de compañía pueden sufrir quemaduras por motivos diversos. Los más comunes son:

  • Que les caiga aceite o agua hirviendo accidentalmente en la cocina.
  • Que tengan una excesiva exposición al sol en heridas quirúrgicas.
  • Por caminar sobre los rescoldos de una hoguera.
  • Por electrocución.
  • Por contacto con determinados productos químicos.
Fuente: Arizona Humane Society/ Facebook

Ten en cuenta que, a l igual que con los humanos, las quemaduras en caninos y felinos domésticos se clasifican en primer, segundo y tercer grado, de acuerdo al tamaño y profundidad de la lesión. Y, de más está decir que cuanto más rápido se asista al animalito, mayores son las posibilidades de una pronta y total recuperación.

E s importante que sepas cómo curar una quemadura en animales domésticos. Brindarle a tu mascota estos primeros auxilios antes de llevarla al veterinario contribuirá sin duda a una mejor y pronta recuperación.

Asfalto o tierra demasiado calientes

A veces paseamos a nuestro perro en las horas más altas de sol sin pensar que el suelo está ardiendo. Nosotros no somos muy conscientes de ello ya que vamos calzados, pero nuestras mascotas van directamente con las almohadillas, las cuales pueden quemarse contra el asfalto, piedra o tierra demasiado abrasantes. Veremos que nuestro perro busca la sombra, no quiere pisar zonas con sol, no quiere moverse de la sombra y se negará a andar, se quejará y andará muy deprisa desesperado por salir de esa zona con demasiado sol directo de la calle. Sus almohadillas se habrán puesto enrojecidas y brillantes, además de muy calientes.

P rimer paso para curar una quemadura: temperatura y limpieza

E l primer paso para curar una quemadura enperros o gatos es bajar de inmediato la temperatura de la zona afectada y proceder a higienizarla. ¿Cuál es la forma correcta de hacerlo?

Debes aplicar gran cantidad de agua fría sobre la piel quemada. Puedes utilizar una gasa limpia y humedecida para hacerlo. Pero ni se te ocurra frotar la quemadura. Debes mojar la herida de manera muy suave. Así lograrás quitar la piel muerta y también los restos de la sustancia que provocó la lesión.

Tampoco, bajo ningún concepto, utilices hielo. Lo único que conseguiráses agravar la situación a causa del frío extremo.

Segundo paso: desinfectar la quemadura

Una vez que la quemadura fue debidamente limpiada, hay queaplicar un ungüento o pomada con antibiótico con el objetivo de evitar que se produzca una infección. De esta manera también contribuimos a la necesaria hidratación de la piel quemada.

Si no cuentas con este tipo de elemento en tu hogar, puedes suplantarlo por un poco de miel, que es un producto natural con grandes propiedades antisépticas.

Para lograr que la pomada o la miel cubran bien la quemadura, es conveniente que, con extremo cuidado, recortes bien el pelo de tu mascota que cubre y rodea a la zona afectada.

Congelación

Cuando lo tenemos demasiado tiempo en el exterior cuando es invierno o cuando vamos de excursión a la nieve, nuestro compañero peludo corre el riesgo de sufrir congelación de algunas de sus partes. Estas partes más propensas a la congelación son las partes más extremas del cuerpo como las orejas, el morro, la cola, las patas y sobre todo, las almohadillas ya que están en contacto directo con la nieve constantemente. Veremos que el can se queja al andar, se le han enrojecido mucho las almohadillas y la piel de éstas está brillante y extremadamente fría.

T ercer paso: vendar la herida e ir al veterinario

C on el propósito de prevenir una infección, a causa de los mosquitos u otros insectos, debes proceder a vendar la quemadura. Asegúrate de utilizar una gasa limpia y cubre suavemente y sin presionar la piel afectada de tu amigo peludo. También e s conveniente que le pongas a tu mascota un collar isabelino para asegurarte de que no se quite el vendaje ni se lame la herida.

Una vez concluidos estos primeros auxilios, es hora de llevar al animalito al veterinario para determinar los pasos a seguir, aún cuando creas que la quemadura no es de gravedad.

Deja que sea el facultativo el que evalúe si debe desinfectar mejor la zona afectada o retirar mayor cantidad de piel muerta y proceder a algún tratamiento específico. O quizá determine que fueron suficientes los primeros auxilios que le brindaste a tu minino o a tu perro y solo te dará indicaciones de cómo tratar la quemadura en tu hogar hasta su curación definitiva.

C ómo evitar que tu mascota sufra quemaduras

De todas formas, como siempre es mejor prevenir que curar una quemadura, lo ideal es tratar de evitarque las mascotas sufran este y otros tipos de accidentes domésticos. Por eso es conveniente que:

  • Mant engas a tu mascota alejada de la cocina cuando estés cocinando.
  • Evi tes los cables a la vista.
  • Cuid es que tu perro o tu gato no se exponga demasiado tiempo al sol, sobre todo si tiene una herida en proceso de cicatrización.

Y ten muy en cuenta que estos cuidados deben extremarse en el caso de que tu perro o tu gato sea aún un cachorro.

Cómo actuar ante una quemadura en nuestro perro, tratarla y curarla

Por supuesto la prevención siempre es más efectiva y preferible que lamentar y tener que tratar. Pero, saber actuar ante una quemadura en nuestro animal de compañía es fundamental para proporcionarle los primeros auxilios que necesita y evitar posibles consecuencias indeseables como una infección, un shock e incluso la muerte.

A continuación comentaremos algunos pasos a seguir para tratar todo tipo de quemaduras en nuestros perros:

  1. Bajar la temperatura de la piel: Bañaremos la zona afectada o al perro entero con agua fría y abundante. En caso de quemadura por congelación, por ejemplo en las almohadillas y las patas, debemos hacer al revés y subir la temperatura. Primeramente retiraremos al perro de la zona fría y lo llevaremos a una zona caliente. Envolveremos sus patas con trapos mojados en agua caliente los cuales iremos retirando y mojando de nuevo cada vez que se enfríen o sequen. Debemos realizar el cambio de temperatura de forma gradual para evitar shocks.
  2. Retirar residuos: Con el mismo baño de agua fría, si observamos que hay restos del producto que ha provocado la quemadura en nuestro can, debemos retirarlos suavemente. Igualmente lo haremos con restos de piel chamuscada que no esté adherida. En principio con el agua abundante estos residuos se irán solos pero si vemos que persisten, muy suavemente con los dedos podemos rozar la superficie para ayudar a su eliminación.
  3. Contactar con el veterinario: Si esto lo podemos realizar entre dos personas mejor ya que, mientras una baña al perro la otra puede llamar al veterinario de urgencias. Nos ayudará a calmarnos y no sindicará según el origen de la quemadura, la zona y la gravedad, qué hacer o no antes de llevarlo a su consulta veterinaria o antes de que llegue a nuestra casa.
  4. Crema cicatrizante, antibiótica o hidratante: Si el veterinario no nos indica lo contrario podemos, tras una buena limpieza de la zona, administrar una capa fina de crema hidratante, antibiótica o cicatrizante para que empieza a calmarse y a curarse la quemadura, además de quedar protegida del aire y posibles contaminaciones. Es muy importante que no apliquemos alguna crema hidratante comercial con alcoholes y aromas, puesto que podrían empeorar la quemadura de nuestro perro.
  5. Aloe Vera: Si no tenemos a mano crema cicatrizante, quizás tengamos aloe vera ya sea en algún preparado o bien natural en nuestro jardín. Partiremos una rama y extraeremos el gel y con los dedos suavemente lo aplicaremos sobre la quemadura de nuestro fiel compañero.
  6. Cubrir con una gasa estéril: De nuevo si el veterinario no indica lo contrario, es prudente cubrir la zona quemada con una gasa estéril húmeda y sin presionarla. Así evitaremos posibles contaminaciones ambientales de la herida, como por ejemplo las causadas por los insectos a los cuales les gusta rondar en las heridas.
  7. En el veterinario: Una vez el veterinario haya llegado o nosotros hayamos podido acudir a su consulta, éste deberá hacer una revisión exhaustiva del animal en general y de su quemadura. Así podrá ofrecernos el tratamiento más adecuado según el tipo de quemadura que tengamos que tratar. Seguramente, parte del tratamiento sea la administración de analgésicos debido al dolor que causan las quemaduras. Según la gravedad de la quemadura, se administrarán fluidos vía intravenosa para la rehidratación del perro. Deberemos colocarle un collar isabelino al can para evitar que se lama o rasque las heridas de la quemadura.
  8. Quemaduras graves: Si a simple vista ya podemos detectar que la quemadura es grave, solo aplicaremos el baño de agua fría preferiblemente sin mover al animal del lugar. Seguidamente llamaremos al veterinario, ya que con cremas y gasas no conseguiremos nada. En este caso es muy importante ser rápidos y dejar que el veterinario haga todo lo posible y nos ayude.

Importante tener en cuenta ante el tratamiento de una quemadura en un perro:

    Electrocuciones: Debemos apagar la corriente eléctrica ráp >

Consejos sobre cómo prevenir quemaduras

Vamos a comentar qué podemos hacer para prevenir cualquiera de estas quemaduras que anteriormente hemos descrito. Todas las indicaciones se deben aplicar a cualquier perro de la raza y edad que sea, pero debemos ser más perseverantes en cachorros debido a que todavía desconocen los peligros, son altamente curiosos y son más débiles que un adulto.

    Debemos apartarlos siempre de la cocina cuando tengamos el fuego en marcha y líqu >

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Curar quemaduras en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.

Cómo curar las quemaduras en los perros

Si la quemadura es superficial, lo primero que tenemos que hacer es aplicar abundante agua fría sobre la zona, ya sea directamente o humedeciendo una gasa limpia. Si optas por esta última, no frotes, aplica suaves golpecitos. Tampoco puedes colocar hielo sobre la quemadura, ya que se lesionaría más debido al frío.

Una vez esté la zona bien húmeda, procederemos a aplicar una pomada antibiótica o miel para evitar infecciones. Si es necesario, puedes recortar el pelo de la zona para que te sea más fácil. Acto seguido, tienes que vendar la zona. La venda se tiene que renovar cada día, y también es importante limpiarle la herida con agua diariamente. Para evitar que se la quite, puedes ponerle un collar isabelino.

En casos de quemaduras graves, hay que acudir inmediatamente al veterinario.

Con estos consejos tu perro se recuperará antes de lo que imaginas 🙂 .

Quemaduras en perros y gatos: causas frecuentes

La caída del aceite o el agua hirviendo, la exposición solar en las heridas quirúrgicas, la quemadura en las plantas de las patas con los rescoldos de una hoguera o las electrocuciones son algunas de las causas de quemaduras en el perro y el gato.

Los cachorros son los más susceptibles a sufrir este tipo de lesiones dermatológicas que, según su extensión y profundidad, pueden revestir mayor o menor gravedad.

Las quemaduras en perros y gatos son peligrosas, causan deshidratación y la pérdida de la piel

La quemadura del animal es una lesión en la piel que se caracteriza por la inflamación provocada por la exposición de la piel a altas temperaturas. El tiempo que el calor esté en contacto con la zona influye, de manera decisiva, en que la quemadura revista más o menos gravedad.

La actuación del dueño para atender la lesión del perro o gato cuando se produce es clave para minimizar sus consecuencias. Los pasos a dar tras producirse la quemadura son los siguientes:

1. Quemaduras en perros y gatos, bajar la temperatura

El agua fría en la zona de piel quemada del perro o gato consigue bajar la temperatura de manera rápida y limpiar los restos de piel muerta, así como de la propia sustancia que ha provocado la quemadura (aceite, sopa). Según Imanol Sagarzazu, veterinario y dermatólogo, "reducir la temperatura de la piel quemada de forma inmediata es fundamental en un primer momento para frenar las lesiones que se puedan provocar por el calor".

Las quemaduras en perros y gatos deben evitarse con prevención en el ámbito doméstico, sobre todo en la cocina

La aplicación de hielo en la quemadura no es nada recomendable, ya que también produce una quemadura debido al efecto del frío extremo sobre la piel del animal. Lo más aconsejable es el agua fría, que rebaja la temperatura de la zona afectada y elimina la suciedad.

Una pomada con efecto antibiótico en la piel quemada del perro o gato evita posibles infecciones en la zona afectada.

2. Tapar la quemadura del perro o gato

Una vez que se ha limpiado la quemadura con agua fría y se ha aplicado un ungüento hidratante o una pomada de efecto antibiótico se puede cubrir la lesión con una gasa, pero sin aplicar presión.

Un perro o gato que sufre quemaduras puede presentar diferentes síntomas, según su grado de afectación. La fiebre, el enrojecimiento de la piel, ampollas, pérdida de tejido y la deshidratación son algunas de las consecuencias de las quemaduras en el can o el felino.

Estas lesiones de la piel pueden tardar en curar entre tres y 15 días, según su gravedad.

3. Quemaduras en perro y gato, atención veterinaria

Las quemaduras son muy dolorosas para el perro o gato porque en la piel existen muchas terminaciones nerviosas y el veterinario puede sedar al animal para evitar que sufra, mientras limpia y trata la zona afectada.

El tratamiento doctor para curar la quemadura consiste en hidratar la zona quemada con suero, aplicar una pomada antibiótica, proteger la zona con una gasa y calmar el dolor del perro o el gato con morfina.

En los casos más graves, hay que recurrir a la cirugía para retirar los restos de tejido muerto y realizar un injerto de piel.

Prevención de las quemaduras de perros y gatos en casa

Los perros y los gatos corren diversos riesgos de sufrir quemaduras en casa, sobre todo en la cocina. A cualquiera se le puede derramar en un momento dado leche, agua, aceite o sopa hirviendo: si el animal está cerca puede resultar quemado.

A los canes y los felinos les gusta olisquear lo que se cuece en la cocina y esperar que alguien les ofrezca algún alimento. Pero hay que procurar alejarles de la cocina cuando el fuego está en marcha, sobre todo si se trata de cachorros.

Con las quemaduras de los perros y gatos en la cocina más vale prevenir que curar. Un can o felino que resulta quemado en gran parte de su cuerpo por un líquido muy caliente puede sufrir quemaduras de tercer grado y llegar a morir.

Los grados de las quemaduras se establecen según el nivel de profundidad en que está afectada la piel. Las lesiones de este tipo de primer grado afectan a la capa más externa del tejido (epidermis) y son las menos graves. Las de segundo grado llegan a la dermis y las de tercer grado pueden alcanzar a los músculos.

Fuera del ámbito doméstico, otro lugar donde suelen producirse quemaduras y donde, por lo tanto, hay que prevenir es durante las escapadas campestres, en concreto con los rescoldos de las hogueras.

Además, "las electrocuciones son peligrosas porque pueden provocar quemaduras internas, difíciles de detectar pero graves porque pueden afectar a los órganos internos", advierte según Sagarzazu.

Los cables deben estar camuflados y fuera del alcance de la mascota, sobre todo si se trata de un cachorro.

Las quemaduras en heridas quirúrgicas también resultan habituales entre los perros y los gatos. Al eliminar el pelo de la zona en la que se practica la cirugía queda desprotegida contra las quemaduras solares en verano. Por ello, es recomendable prevenirlas con la aplicación en la cicatriz de una crema con protección solar en verano hasta que la lesión quede de nuevo cubierta de pelo.

Quemaduras del perro o gato: cuatro claves

La piel es el órgano más grande del cuerpo en perros y gatos. Se mide por metros cuadrados. De forma que un perro de treinta kilos puede tener un metro cuadrado de miel.

Las quemaduras son una de las lesiones que más dolor produce, por lo que la morfina es imprescindible en los tratamientos de los casos más graves.

Una de las consecuencias que provocan las quemaduras es una gran deshidratación de la zona afectada. El alto grado de calor evapora de manera fulminante el agua de la piel quemada.

La piel afectada por una quemadura se desprende y cae debido a que se destruyen los vasos sanguíneos de la zona.

Video: REMEDIO CASERO PARA CURAR HERIDAS EN MASCOTAS (Junio 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send