Animales

Cuál es la mejor edad para castrar a un perro?

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Quieres castrar a un perro? Es una opción muy recomendable, ya que además de anular el riesgo de tener camadas indeseadas, la castración también reducirá las probabilidades de que tu perro contraiga ciertas enfermedades y ayudará en caso de instinto de territorialidad excesivo. Pero ¿cuándo castrar a un perro? ¿Hay un momento idóneo para hacerlo? ¡Te lo contamos!

Castración y esterilización canina, ¿es lo mismo?

Aunque ambas persiguen el mismo objetivo, no son lo mismo. Mediante la castración y la esterilización se anula la capacidad de concebir, es decir, un perro castrado o esterilizado no podrá tener cachorros.

Aparte de esto, al esterilizar o castrar a nuestra mascota reducimos el riesgo de que sufra enfermedades graves como el cáncer canino. Por ejemplo, cuando las perras han tenido tumores mamarios, se las castra para que no vuelvan a aparecer. Por otro lado, si castramos a un perro extremadamente agresivo o con un instinto muy fuerte de territorialidad, la situación se suele suavizar bastante. La castración mejora la calidad de vida y estabiliza el temperamento de nuestras mascotas.

¿Qué diferencia hay entre castrar y esterilizar? La diferencia principal está en que la esterilización impide la reproducción pero el perro conserva los genitales, mientras que la castración se extirpan los órganos sexuales. Es decir, en el segundo caso se anula la posibilidad de mantener relaciones sexuales, en el primero se pueden practicar pero no hay riesgo de fecundación.

Cuándo castrar a un perro

Los expertos recomiendan, tanto en machos como en hembras, que la esterilización o castración se lleve a cabo entre los 6 y 8 meses de edad, cuando los perros aún no han alcanzado su madurez sexual. Esto es así porque cuanto antes lo hagamos, menor riesgo de enfermedades hay, además, los perros jóvenes pasan más fácilmente el proceso de post-operatorio.

Saber cuándo castrar a un perro es muy importante. Hacerlo en edades tempranas tiene dos ventajas principales:

  • En el caso de las hembras, si esterilizamos antes de que aparezca el primer celo, se reduce el riesgo de cáncer de mama y de infecciones en el útero. Además, tampoco experimentará nunca embarazos psicológicos ni los machos intentarán montarla.
  • En el caso de los machos, evita los tumores testiculares, apacigua el carácter y reduce las peleas con otros machos.

Edad mínima y máxima para castrar a un perro

Castrar a un perro antes de los 6 meses de edad no es recomendable, ya que se podría afectar a su crecimiento y desarrollo. Las hormonas sexuales tienen un papel muy importante en el desarrollo y si las quitamos podrían no llegar a formar bien los huesos. Además, también podría verse afectado su carácter y personalidad, ya que por ese tiempo aún no están del todo definidos.

Por otra parte, si esperamos demasiado, puede no ser recomendable tampoco. Cuanto más esperemos para esterilizar a un perro, cuanto mayor se haga, más lenta y difícil será la recuperación. Además, por supuesto, te expondrás al riesgo de tener camadas inesperadas o que tu perro enferme. Generalmente, por seguridad, no se suele operar a perros de más de 6 o 7 años.

Ya sabes cuándo castrar a un perro. Sin embargo, cada caso es diferente y nuestro artículo es orientativo. Si tienes un perro y quieres esterilizarlo, pregunta a tu veterinario para saber cuándo castrar a tu perro exactamente. Te dará toda la información que necesitas y buscará el momento más apropiado.

La raza y la mejor edad para castrar a un perro

Dado que se va a hacer referencia a la castración antes del primer celo, trataremos de acotar ese intervalo de tiempo, aunque como ya se avanza, la raza influye mucho.

A los 6 meses de edad, de forma muy general y sin entrar aún en razas, todavía no hay oleadas preovulatorias en perras, puesto que antes de la ovulación siempre hay "intentos" que van cobrando intensidad en el caso de las hembras, hasta que se desencadena la ovulación, cuando uno de esos intentos tiene éxito.

En machos es algo más complicado definirlo al no haber celo (no "vemos" cuándo producen espermatozoides viables), pero se utiliza la expresión de madurez sexual, cuando comienza a ser fértil. Lo deducimos por comportamientos secundarios como marcar territorio con orina, levantar la pata para orinar, montar hembras. Podríamos acordar que los 6-9 meses es una edad razonable para no encontrarnos aún con la "pubertad" en perros.

¿Cómo influye la raza en la edad ideal para castrar a un perro?

Aunque todos sean de la misma especie, existe mucha diferencia entre un chihuahua, por ejemplo, y un mastín napolitano. Por seguir con la comparación, si tenemos dos hembras de esas razas, la primera entrará, como norma general, bastante antes en celo que la segunda. Todo está más acelerado cuanto menor sea el tamaño de la raza: el ritmo cardíaco, el respiratorio, el metabolismo, la digestión. y el inicio de la vida reproductiva.

Así pues, las razas más pequeñas suelen ser más precoces a la hora de alcanzar la madurez sexual. No obstante, influyen muchas otras cosas además de la raza, como el entorno, genética, alimentación, presencia de estímulos cercanos como un perro macho, etc.

Podemos encontrar perras de raza Yorkshire con su primer celo a los 5 meses, y perras de raza dogo de Burdeos en las que no aparece hasta que alcanzan el año de edad, siendo mucho más complicado que se de al revés. Por eso es difícil hablar de a qué meses se va a presentar el celo en la perra, o la fertilidad si se trata de perros machos, ya que cada raza es un mundo (incluso hay perras que solo tienen un celo anual, y es normal) y cada perro en particular, un continente. En los mestizos, predecir la edad a la que aparecerá el celo se convierte en una misión casi imposible.

La mejor edad para castrar a una perra

Para abordarlo de forma resumida, vamos a enumerar las ventajas e inconvenientes de castrar a nuestra perra antes del primer celo, y así podremos compararlas con las de hacerlo tras varios celos:

  • Los riesgos de padecertumores de mama en perras, directamente relacionados con las hormonas sexuales producidas por los ovarios, se reducen drásticamente. Las perras castradas antes del primer celo tienen una incidencia de tumores de mama en el futuro prácticamente nula, apenas un porcentaje reservado a posibilidades de genética. Sin embargo, las que son castradas tras varios celos, deben seguir siendo revisadas periódicamente en busca de la aparición de tumores en el futuro. Las mamas ya han sufrido la acción de las hormonas.
  • Los riesgos de padecerpiómetras (infecciones de útero), se anulan totalmente, al desaparecer los ovarios, responsables de la estimulación cíclica del útero, y el mismo útero si la cirugía que se hace es una ovariohisterectomía.
  • El grosor y vascularización (aporte de sangre) a los órganos reproductores antes del primer celo es mucho más bajo que una vez que empieza a funcionar. Los tejidos no están infiltrados de grasa, y las ligaduras de la cirugía quedan mucho más seguras.
  • No suele haber problemas de obesidad en perras tan jóvenes. La presencia de exceso de grasa abdominal dificulta mucho la intervención.
  • No se detiene el crecimiento, al contrario de lo que mucha gente cree, simplemente se hace más lento, sostenido en el tiempo, de forma que nuestra perra llegará a su tamaño final de adulta un poco más tarde de lo que podrían hacerlo las perras que no estén castradas.
  • Evitamos que nuestra perra pase por gestaciones no deseadas, o pseudogestaciones (embarazos psicológicos) y pseudolactaciones, que pueden afectar a todas las perras dos meses después del celo, incluso desde el primero.

Inconvenientes

Posible aparición de incontinencia urinaria: los estrógenos parecen ser responsables del correcto funcionamiento de los músculos de la vejiga de la orina y del esfínter uretral. Al desaparecer con la cirugía los ovarios, no habrá estrógenos y, por tanto, puede aparecer al cabo de unas semanas o meses la incontinencia urinaria. Son pérdidas leves de orina que ocurren mientras nuestra perra está durmiendo, o al hacer algún ejercicio.

Y si le dejo tener varios celos, ¿no sufrirá incontinencia urinaria?

Dejar que pase uno o dos celos para operarla, pensando que así no sufrirá incontinencia urinaria tras la cirugía, es un error. La incontinencia urinaria aparece por igual en perras de raza mediana castradas a los 4 años, por ejemplo, que en el resto de rango de edades. Y además, afecta a un porcentaje bajo de hembras castradas.

Aunque no se castren, con el paso de los años, los niveles de hormonas en sangre bajan bastante (las perras son menos fértiles), y con esta bajada de estrógenos puede igualmente aparecer la incontinencia urinaria, de forma similar a lo que sucede en humanos.

Y si aparece, ¿hay tratamiento?

Existen varios fármacos que pueden solucionar el problema de la incontinencia urinaria, desde pequeñas cantidades de hormonas, hasta medicamentos (fenilpropanolamina), que actúan a nivel de la inervación de los músculos de la vejiga, y que ha demostrado ser eficaces solamente en hembras castradas para tratar la incontinencia.

La mejor edad para castrar a un perro macho

Aquí hablaremos de las ventajas e inconvenientes de castrar a nuestro perro antes de alcanzar la madurez sexual:

  • Evitaremos escapadas al oler hembras en celo, puesto que sucede con frecuencia en perros de pocos meses, que aún no obedecen demasiado, y encima tienen las hormonas revolucionadas.
  • Nos ahorraremos el patrón de marcaje que comienza a realizar de forma sistemática un perro, sin importarle el lugar, cuando alcanza la madurez sexual, los días sin comer cuando detectan a una perra en celo en el vecindario, y la ansiedad y/o agresividad que puede aparecer en esa circunstancia.
  • No tendrá la constante necesidad de meterse en problemas en las reuniones de parque con otros perros, su territorialidad disminuye o no se llega a desarrollar y las ganas de buscar pelea, también, aunque su carácter siga siendo el mismo.
  • La próstata no sufrirá la influencia de la testosterona, con lo cual no padecerá la hiperplasia que prácticamente todos los perros machos enteros tienen a los 3-4 años de edad.
  • La ganancia de peso que todos asociamos a la castración en perros, es menos marcada o pasa desapercibida cuando la operación se hace antes de los 12 meses de vida.
  • No adquiere la conducta de monta, y eso es importante. Los perros que han aprendido por observación de otros machos, o porque se le haya permitido montar a hembras, pueden continuar con ese comportamiento aún al ser castrados. Al tener un hueso en el pene, los perros no necesitan las hormonas para lograr realizar una cópula. Si han adquirido el hábito, pueden montar a una hembra después de castrados aunque, obviamente, no habrá gestación. Es una monta más corta, pero el riesgo de contagiarse de herpesvirus o sufrir las iras de otros machos o dueños, seguirán ahí.

Y si le dejo tener varios celos, ¿no sufrirá incontinencia urinaria?

Dejar que pase uno o dos celos para operarla, pensando que así no sufrirá incontinencia urinaria tras la cirugía, es un error. La incontinencia urinaria aparece por igual en perras de raza mediana castradas a los 4 años, por ejemplo, que en el resto de rango de edades. Y además, afecta a un porcentaje bajo de hembras castradas.

Aunque no se castren, con el paso de los años, los niveles de hormonas en sangre bajan bastante (las perras son menos fértiles), y con esta bajada de estrógenos puede igualmente aparecer la incontinencia urinaria, de forma similar a lo que sucede en humanos.

Y si aparece, ¿hay tratamiento?

Existen varios fármacos que pueden solucionar el problema de la incontinencia urinaria, desde pequeñas cantidades de hormonas, hasta medicamentos (fenilpropanolamina), que actúan a nivel de la inervación de los músculos de la vejiga, y que ha demostrado ser eficaces solamente en hembras castradas para tratar la incontinencia.

La mejor edad para castrar a un perro macho

Aquí hablaremos de las ventajas e inconvenientes de castrar a nuestro perro antes de alcanzar la madurez sexual:

  • Evitaremos escapadas al oler hembras en celo, puesto que sucede con frecuencia en perros de pocos meses, que aún no obedecen demasiado, y encima tienen las hormonas revolucionadas.
  • Nos ahorraremos el patrón de marcaje que comienza a realizar de forma sistemática un perro, sin importarle el lugar, cuando alcanza la madurez sexual, los días sin comer cuando detectan a una perra en celo en el vecindario, y la ansiedad y/o agresividad que puede aparecer en esa circunstancia.
  • No tendrá la constante necesidad de meterse en problemas en las reuniones de parque con otros perros, su territorialidad disminuye o no se llega a desarrollar y las ganas de buscar pelea, también, aunque su carácter siga siendo el mismo.
  • La próstata no sufrirá la influencia de la testosterona, con lo cual no padecerá la hiperplasia que prácticamente todos los perros machos enteros tienen a los 3-4 años de edad.
  • La ganancia de peso que todos asociamos a la castración en perros, es menos marcada o pasa desapercibida cuando la operación se hace antes de los 12 meses de vida.
  • No adquiere la conducta de monta, y eso es importante. Los perros que han aprendido por observación de otros machos, o porque se le haya permitido montar a hembras, pueden continuar con ese comportamiento aún al ser castrados. Al tener un hueso en el pene, los perros no necesitan las hormonas para lograr realizar una cópula. Si han adquirido el hábito, pueden montar a una hembra después de castrados aunque, obviamente, no habrá gestación. Es una monta más corta, pero el riesgo de contagiarse de herpesvirus o sufrir las iras de otros machos o dueños, seguirán ahí.

Inconvenientes

Prácticamente, ninguno. Mucha gente cree que su perro no alcanzará el tamaño que podría tener de adulto si no lo hubiese castrado a los 8 meses de edad, por ejemplo. Pero si no hay una base genética, ninguna estimulación hormonal podrá conseguir que un perro mida o pese lo que esperábamos. El desarrollo muscular se ve favorecido por la testosterona, pero la genética, combinada con una alimentación adecuada y ejercicio físico, da lugar a tallas prácticamente iguales a las de machos castrados a los 3 años, por poner una cifra.

Y el carácter.

A veces, tras superar los miedos a la cirugía, puesto que siempre puede haber complicaciones en la anestesia, o el proceso, como en todo, aunque sean mínimos, y después de haber hecho el balance de las ventajas y los inconvenientes, alguien nos dice que nuestro perro se quedará con un comportamiento infantil, o que su carácter va a cambiar y ya no será el mismo si se castra antes del primer celo.

Podemos escuchar lo mismo si decidimos castrarlo cuando tenga varios años de edad, pero en el primer caso, algunos argumentan que no dejaremos que el perro se desarrolle bien si no recibe la influencia de las hormonas sexuales. Ante esto hay que tener en cuenta que el carácter viene definido por genética, sociabilización, tiempo de permanencia con su madre y hermanos, entorno, hábitos. y que recibir unas oleadas de estrógenos o de testosterona en su vida no va a hacer de nuestro perro un animal más equilibrado ni más o menos gruñón. Las hormonas pueden influir, pero no determinar. Os aconsejamos visitar el artículo de ExpertoAnimal en el que se aborda la edad ideal para separar a los cachorros de su madre para comprender lo importante que es este tema.

Esperamos que las dudas sobre cuál es la mejor edad para castrar a un perro hayan sido aclaradas, y como siempre hacemos, os recomendamos consultar con vuestro veterinario cada caso en particular, pues no siempre podemos aplicar las generalizaciones a nuestro perro o perra, a pesar de que funcionen en el resto de congéneres. Por otro lado, si finalmente decides castrar a tu perro, no te pierdas nuestros consejos sobre los mejores cuidados para perros recién esterilizados.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuál es la mejor edad para castrar a un perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Ventajas de castrar un perro

¿Por que castrar a mi perro ? A menos que tengas un perro de raza de calidad (buen carácter, equilibrado, sin enfemedades hereditarias, con buena morfología) que desees utilizar en un programa de cría responsable, la mejor opción es esterilizar o castrar a tu perro.

Esto ofrece muchas ventajas. La primera y más importante es que evitarás tenercamadas no deseadas, y el consiguiente problema de tener que colocar a los cachorros, que muchas veces acaban muertos o abandonados, o pasan a saturar aún más las protectoras y refugios. Este motivo es el quid de la cuestión, castrar un perro fundamentalmente ayuda a evitar «descuidos durante el celo», y la consiguiente superpoblación canina y lacra social de abandonos de perros y gatos.

Pero además hay más ventajas. Otros beneficios de esterilizar un perro son:

  • Disminución considerable la posibilidad de desarrollar infecciones o tumores en sus genitales y próstata.
  • Los perros machos castrados, al llegar a ser ancianos normalmente no se orinan encima. Entre los machos no castrados, es más probable que se orinen encima de ancianos, debido a problemas de próstata.
  • Tras la esterilización, disminuye el marcaje del territorio con orina. El perro orina menos a menudo en los paseos porque no siente tanto deseo de marcar su territorio.
  • El instinto sexual de los perros decrece con la esterilización, así que hay una menor tendencia a escaparse en busca de hembras en celo (o machos, según el caso). De este modo es menos probable que tu perro se pierda por esta causa.
  • Disminución de la agresividad, sobre todo ante otros perros, ya que la testosterona influye considerablemente en la agresividad de los machos.
  • Normalmente aumenta la sociabilidad con otros machos, al no verlos como competidores sexuales.
  • Se aminora el impulso de montar a otros perros o personas.
  • La disminución de su agresividad y del estrés relacionado por la competencia por las hembras, se notará en su salud a largo plazo y es muy posible que aumente su expectativa de vida.

No obstante, hay que tener en cuenta que la esterilización no afecta igual al carácter de todos los perros. Es decir, que aunque en general, un macho castrado será menos agresivo con otros machos, pueden darse casos en que esta agresividad no disminuya tras la esterilización.

Desventajas de castrar un perro

Aunque menores, en relación a su beneficios, es importante conocer que también existen riesgos y desventajas de esterilizar un perro. Los riesgos de castrar un perro más frecuentes son:

  • algunos perros castrados tienen mayor riesgo de padecer hipotiroidismo,
  • al castrar un perro puede producirse un aumento del apetito,
  • si se produce la castración antes de los 5 meses, en algunos casos puede incrementarse el riesgo de padecer cáncer del tipo sarcoma.
  • los machos castrados, a veces resultan apetecibles sexualmente para otros machos, que tratan de montarlos.

Pin
Send
Share
Send
Send