Animales

COMO SABER SI MI GATA ESTA EN CELO 8 SINTOMAS INFALIBLES

Pin
Send
Share
Send
Send


Si se acerca la primavera y tu gata comienza a tener comportamiento extraños, todo indica a que podría estar en celo. Estos son algunos síntomas:

Si últimamente estas notando un comportamiento extraño en tu gata, ya que está más cariñosa de lo normal y maulla de manera muy fuerte, no te preocupes, seguramente no le ocurre nada peligroso, simplemente ha entrado en celo. Aquí te explicamos en que consiste el celo de una gata y enumeramos sus principales síntomas.

¿Cuándo entra una gata en celo?

El celo, también llamado estro es un período del ciclo sexual de los animales que promueve la reproducción. Normalmente afecta más a las hembras, en este caso, a las gatas, por tanto, se convierte en el único período en que ellas permiten y buscan la cópula con el macho. Al igual que al resto de mamíferos, el celo les llega a las gatas cuando alcanzan la pubertad, es decir, cuando comienzan a ser fértiles y están preparadas para la reproducción.

Aunque el primer celo no llega siempre a la misma edad en todos los ejemplares, lo normal es que este animal entre en estro entre los 6 y los 9 meses de vida. Esto dependerá de su peso y de la raza de la gata. Estos mamíferos deberán contar con un peso mínimo para poder entrar en celo y por ejemplo los siameses son más precoces que los gatos persa. Existen también otros factores externos que influyen en el celo de la gata, como son la luz y la cercanía al macho. Por lo tanto, la época más frecuente suele ser en primavera. Aunque en ocasiones, si una gata vive en una casa con calefacción y luz artificial puede estar en celo incluso en invierno. Las hembras despiertan sexualmente antes que los machos.

Periodos del celo de una gata

La gata puede tener varios celos al año con un intervalo de 2 a 3 semanas. El celo de la gata se divide en cinco periodos:

- Proestro: Inicio de la ovulación. En esta fase la gata muestra los comportamientos del celo, quiere atraer al macho pero no se deja montar. Dura 1 ó 2 días.

- Estro: Esta fase es la que se conoce como el verdadero celo. El animal se deja montar por el macho. Los síntomas del celo como los maullidos y los restregones se vuelven más evidentes. Dura entre 3 y 14 días, pero de media una semana.

-Interestro: si no se da la ovulación, se produce un espacio entre dos celos que dura entre 3 días y dos semanas. Este es el motivo por el que los celos son tan molestos, ya que hay animales que prácticamente están en celo durante todo el año.

- Diestro: Si hay ovulación pero la gata no se queda preñada, el útero se prepara para una posible gestación. Dura alrededor de un mes y también se conoce como "falsa preñez". Después, el animal podría volver a entrar en proestro, depende de la época del año y de las horas de luz.

- Anestro: En esta fase el mamífero reposa.

Síntomas del celo de las gatas

Cuando este animal está preparado para la reproducción tiene fuertes cambios de comportamiento:

Se vuelven más cariñosas: Las gatas que entran en celo se vuelven mucho más mimosas de lo normal. Cuando este animal entra en celo se restriega fuertemente con su dueño y busca en todo momento el contacto con él y sus caricias. Esto ocurre incluso con las gatas que normalmente son ariscas.

Posición de monta: Es posible que al acariciar a una gata en celo esta adquiera la posición de cópula más conocida como "lordosis". Para llevarla a cabo hunden el lomo y desvían lateralmente la cola.

Ruedan por el suelo: Cuando este animal entra en celo, por lo general suele tirarse por el suelo panza arriba y revolcarse y rodar por la alfombra.

Maullan muy fuerte: Este es el principal síntoma de que una gata ha entrado en celo. Sus maullidos se vuelven mucho más fuertes y agudos. Este tipo de maullidos son más una especie de llanto o quejidos que intentan llamar la atención de los machos. Suelen maullar mas durante la noche. Es muy molesto.

Intentos de fuga: Cuando una gata está en celo hay que prestar atención y evitar dejar puertas y ventanas abiertas ya que el felino podría escapar. En este caso lo más probable es que no vuelva o que regrese embarazada.

Pérdida de apetito: Esto no les ocurre a todas las gatas pero algunas pueden perder el apetito o comer menos.

Se lame los genitales: Otra muestra de que una gatita ha entrado en celo será que se lama mucho los genitales, además estos se encontrarán más hinchados debido a que están inflamados.

Su orina huele más fuerte: Cuando un gato entra en celo la composición química de su orina cambia y huele mucho más fuerte, como si fuera amoniaco. Algunas también orinan fuera del arenero para marcar la casa con sus feromonas. Este olor sirve para que el macho alerte que una hembra se encuentra cerca y está dispuesta a copular. A diferencia que las perras, las gatas no sangran.

Celo en gatos macho: Los machos al igual que las hembras marcaran la casa con orina. Si oyen el maullido de una hembra intentaran escapar por todos los medios de casa y pueden volverse muy agresivos llegando incluso a pelearse con otros gatos

¿Qué puedes hacer?

Existe una falsa creencia que afirma que es necesario que la gata críe por lo menos una vez en su vida, sin embargo esto es totalmente falso. El mamífero puede desarrollarse perfectamente sin quedar embarazada e incluso se ha demostrado que la castración precoz disminuye el riesgo de padecer cuando es adulta tumores mamarios. Por lo tanto la mejor opción para acabar con las molestias del celo de una gata es la esterilización. También existen una especie de pastillas para detener el celo en las gatas pero no son muy recomendables ya que pueden hacer daño al animal y pueden tener efectos secundarios muy negativos. Si por el contrario se quiere que la gata críe hay que esperar a que termine de crecer. Se recomienda dejar pasar varios celos hasta que tenga aproximadamente un año y medio para que gesten sin tener ningún problema de salud.

Comentarios

María José dice

hola, es normal que mi gatita de 8 meses haga menos pis y más veces…y cuando sale del arenero, no entierra su pis y directamente se lame los genitales? cómo sé que no es una cistitis. mil gracias!!

Mi gatita tiene 19 meses y nunca ha manifestado sintomas de celo. Que sera?

gracias me sirvio mucho mi gato no dejava de molestar al de mi amigo

¿Qué es el celo?

El celo es la fase en la que nuestras mascotas están más receptivas a la copulación con el fin de reproducirse. Se hace referencia a las gatas cuando se habla de celo y es el periodo de tiempo en el que son fértiles. "Las hembras entran en celo entre los cuatro y los doce meses", explica la veterinaria Ana Anglada, especialista en medicina felina de AnagaVets, en Madrid. Pero existen algunas particularidades. "Las de pelo corto, como por ejemplo las siamesas, suelen hacerlo antes, mientras que las de pelo largo pueden tardar hasta 18 meses", matiza.

Al igual que en nuestro ciclo sexual, hay varias fases: proestro, estro, diestro, anestro.

Proestro. Dura unos tres o cuatro días. Durante esta etapa, la gata se mostrará más cariñosa, buscará mimos, pero no dejará que ningún macho la monte.

Estro o celo. Esta es la etapa en la que puede quedar preñada. Reconocerás que está en ella porque los síntomas arriba mencionados se acentuarán. Además, se frotará entre las piernas, objetos, rodará por el suelo, maullará e incrementará los sonidos, su cuerpo se curvará ligeramente (lordosis) y mantendrá la cola ladeada para descubrir el orificio vulvar. Hay gatas que incluso pueden hacer más pis, eliminando feromonas al hacerlo. Esta etapa dura unos 7 días.

Hay que tener en cuenta que una gata puede quedarse preñada desde el segundo día de celo. Nuestras pequeñas peludas "tienen ovulación inducida, esto es, necesitan de la estimulación durante el coito para que se liberen una serie de hormonas y se produzca la ovulación. Pero incluso se ha visto que puede existir una ovulación espontánea en el caso de colonias en las que esté el macho en relación con las hembras pero no se permita la monta ( por ejemplo en criaderos). Para quedarse preñadas, generalmente, necesitan entre tres o cuatro montas durante un periodo de 24 horas para que la ovulación ocurra, por lo que diferentes machos pueden ser los padres de una camada (si la gata ha sido montada por diferentes gatos durante ese periodo)", añade la especialista.

Diestro. Si la gata ha sido preñada, entrará en un periodo de gestación que durará unos 60 días.

Anestro. Si no se produce la monta, dejan de mostrar signos de celo y pasan un periodo de inactividad de entre una y dos semanas, hasta que vuelven a mostrar signos de celo de nuevo. Este ciclo dura entre una y tres semanas semanas y se va repitiendo durante el periodo de cría.

Este está muy influenciado por las condiciones ambientales. "Las gatas son 'poliestricas estacionales', es decir, pueden tener varios celos durante la estación de cría y este estará influenciado por la luz. Por ejemplo, suelen entrar en celo cuando hay entre 14 y 16 horas de luz (ya sea artificial o natural). En nuestra zona (hemisferio norte) esto suele ser desde mediados de enero hasta mediados de octubre. Las gatas que viven exclusivamente en el interior de las casas pueden mostrar signos de celo durante todo el año", explica la veterinaria.

Los gatos machos, en cambio, no tienen celo propiamente dicho, ya que ellos sienten el impulso para procrearse durante todo el año, siempre que las gatas estén receptivas y dispuestas a ser montadas.

¿Se puede evitar el celo?

La única manera de evitar el celo de las gatas es la esterilización. De hecho, se trata de una medida recomendada por los veterinarios, ya que de esta manera se evitan camadas innecesarias y superpoblación de colonias de gatos incontroladas, que obviamente suponen un peligro para la salud y la supervivencia de estos pequeños felinos.

"Antiguamente, se utilizaban pastillas o inyecciones para inhibir el celo, pero se ha demostrado que el uso de estos contraceptivos favorece la aparición de tumores de mama, que en gatas son malignos en un porcentaje muy alto, por lo que hoy en día su uso está contraindicado", aclara la experta.

La esterilización de la gata es una operación relativamente sencilla que se realiza con anestesia general. Previamente, se habrá practicado un preoperatorio con un análisis de sangre, ecocardiograma y, en ocasiones, radiografía de tórax para conocer el estado de salud del animal.

¿En qué consiste la esterilización?

La esterilización en hembras no solo evita la aparición del celo, sino que se ha demostrado, además, que si se hace de forma temprana reduce casi en un 100% la aparición de tumores de mama (que ya hemos dicho que son muy agresivos y la mayoría malignos y con tendencia a metastatizar). En el caso de los machos evitaremos el marcaje en casa (además el pis de macho sin castrar tiene un olor mucho más fuerte), que se escapen y podamos tener sustos de atropellos, caídas desde las ventanas, o peleas.

En el caso de los machos se quitan los testículos (orquidectomía), y en el de las hembras se pueden extirpar sólo ovarios (ovariectomía), u optar por ovarios y útero (ovariohisterectomía). "Hasta hace poco, se recomendaba esta última. Pero, recientemente, han aparecido estudios que podrían inclinarse por la primera, la ovariectomía, puesto que se está viendo que no hay diferencia. Aún así, prefiero no dar una opinión hasta revisar completamente la evidencia médica", apostila la veterinaria.

La operación de esterilización se puede realizar por cirugía abierta (la tradicional) o por laparoscopia. "Nuestra experiencia nos hace inclinarnos por esta técnica, ya que nos permite incisiones quirúrgicas de menor tamaño. Esto disminuye el dolor durante la cirugía y el tiempo quirúrgico. Además, al poder visualizar el interior con aumentos, la intervención es más sencilla", concluye Ana Anglada.

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.

Video: COMO SABER SI MI PERRA ESTA EN CELO 10 TRUCOS PARA DETECTAR PERRAS EN CELO (Junio 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send