Animales

Cómo bañar a mi perro sin agua

Pin
Send
Share
Send
Send


Convertir el aseo en una zona de juego, e incluso compartir la bañera con el can, le ayuda a superar su temor al agua

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 29 de septiembre de 2012

El baño debe formar parte de la rutina de higiene de un perro. Sin embargo, ¿qué hacer cuando un can odia el agua? En este artículo se aportan las claves. Un aseo seguro ayudará a un animal miedoso, si bien es necesario saber cómo tranquilizar al perro durante el baño y cómo lograr que este sea divertido para que el animal supere su rechazo al agua.

A algunos perros no les gusta el agua. Es más, ciertos canes sienten pavor cuando perciben que se acerca el momento del aseo. Sin embargo, un animal necesita tomar al menos un baño al mes, si vive en la ciudad, y uno cada dos semanas, en caso de canes con mayor contacto con el campo y el mundo rural. Es un hábito fundamental para que la mascota esté sana. ¿Pero cómo bañar a un perro que odia el agua?

Un aseo seguro ayudará a un perro miedoso

Un perro que odia el agua no nace, se hace. Es al menos lo que afirma la revista científica 'Helium'. "El perro doméstico desarrolla temor al agua como consecuencia de una experiencia pasada negativa en el medio acuático. En la naturaleza, la aversión canina por el agua, sencillamente, no existe", afirma la publicación. El animal asocia el momento de entrar en la bañera con una vivencia desagradable, por lo que, en estos casos, el sentimiento de temor por el agua no tarda en sentirse.

Una alfombrilla de plástico en la bañera impide que el perro resbale, por lo que se sentirá más seguro

Cuidar con esmero de la seguridad del animal durante el baño resulta de gran ayuda para un perro temeroso. Colocar una alfombrilla de goma en el fondo de la bañera o ducha es útil. Este recubrimiento de plástico impedirá los patinazos de nuestro amigo de cuatro patas, por lo que se sentirá menos vulnerable durante el baño.

Para bañar a un cachorro o a un animal de pequeñas dimensiones debemos tener en cuenta que la bañera habitual puede ser demasiado grande para él. En su lugar se puede usar una palangana, o incluso, la pila del lavabo.

En cualquier caso, hay que evitar colocar objetos que puedan caer, como botes de champú -que siempre debe ser específico para canes, ya que su PH es distinto del humano- en el borde de la bañera. En caso de resbalar y precipitarse al agua, el impacto solo lograría asustar aún más a un perro que odia el agua.

Cómo tranquilizar al perro durante el baño

Compartir la bañera con un animal que aborrece el momento del aseo ayuda a ciertos canes. De esta forma, también el aseo puede convertirse en un momento idóneo para estrechar la relación con nuestro peludo amigo.

No conviene duchar al perro, el ruido del agua a presión aumentará su miedo

Es posible utilizar un barreño o una cazuela para verter agua sobre el cuerpo del can, poco a poco y de forma delicada, ya que el riesgo de que sienta temor decrecerá. Cuando se quiera asear a un animal miedoso, conviene olvidarse de la ducha: el ruido del agua que sale a presión de la alcachofa del baño solo logra que su angustia aumente.

Hablar con el perro, así como proporcionarle caricias y muestras de cariño, también ayuda. Nuestro tono de voz no debe sonar nervioso o enfadado, ya que en tal caso será difícil lograr que el animal no asocie la hora del baño con una experiencia angustiosa.

Algunos perros, además, pueden padecer claustrofobia y angustia cuando se encuentran en espacios cerrados reducidos. Las duchas y las bañeras de reducidas dimensiones son unos receptáculos propicios para despertar el posible temor del animal a sentirse enclaustrado. En estos casos, dejar la puerta del baño abierta, e incluso, evitar cerrar por completo la cortina o mampara de la bañera reducirán el miedo.

Un baño divertido para el perro

Los juguetes y los premios son apropiados para calmar a un perro que teme el agua. Animar a nuestro peludo amigo a pasar un rato divertido en la bañera colabora a que, poco a poco, el perro sienta cada vez menos miedo durante el aseo. Los objetos de goma, impermeables, son los apropiados en estas situaciones. Es recomendable comenzar a jugar con ellos fuera del baño y, de forma paulatina, acercar la propuesta lúdica hasta la bañera.

Los premios comestibles también pueden animar al perro miedoso a olvidarse de su temor al agua. Todos son trucos que, acompañados de buenas dosis de cariño, ayudan a convertir la necesaria rutina del baño en una experiencia agradable y, por qué no, incluso divertida para el perro.

Consejos para bañar a un animal con miedo al agua

Lo adecuado es lograr que el baño sea una buena experiencia desde que el perro es cachorro: los primeros aseos son cruciales para evitar el miedo al agua.

Transformar el lugar del baño en una zona de juego inspira la confianza de un perro temeroso.

El agua debe estar caliente: con una temperatura que ronde los 39 ºC.

Evite las duchas y opte por un cazo para verter el agua, poco a poco, sobre el cuerpo del animal.

Los premios comestibles, así como las caricias y palabras de cariño, ayudarán a un can temeroso a disfrutar (o al menos tolerar) el baño.

¿Cómo bañarlo sin agua?

Si queremos bañarlo sin agua y conseguir así que esté limpio, tendremos que hacer lo siguiente:

  1. Lo primero que hay que hacer es cepillar al perro. Así le podremos quitar los posibles nudos que tenga, el pelo muerto y parte de la suciedad.
  2. Después, cogeremos un algodón y lo humedeceremos con agua tibia.
  3. A continuación, rociaremos al peludo con el champú en seco, teniendo cuidado de que el producto no entre en contacto con ojos, nariz, boca ni orejas.
  4. Luego, con el algodón extenderemos bien el champú, empezando por el lomo, después patas y finalmente la cabeza.
  5. Finalmente, lo cepillaremos de nuevo y le daremos un premio por su buen comportamiento.

¿Cada cuánto podremos hacerlo?

Para mantenerle el pelo limpio sin tener que usar agua podrás bañarlo con el champú en seco dos o tres veces por semana como máximo, pero es recomendable no hacerlo tan seguido, especialmente si le has puesto una pipeta antiparasitaria ya que aunque en el envase diga que es resistente al agua, no sería de extrañar que no lo fuera tanto después del baño 🙂 .

Además, es importante recordar que podrás bañarlo de la forma clásica una vez al mes. Así que el perro puede pasar varios días sin recibir ningún tipo de baño.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad 🙂 .

Aplica un champú en seco para perros

Son tantas las personas que no conciben su vida sin la compañía de un perro que obviamente estamos ante las mascotas más populares, de hecho, en la actualidad encontramos incluso diversos tratamientos de belleza para perros. Afortunadamente también es posible encontrar productos que nos pueden hacer la vida más fácil, como por ejemplo champú seco apto para la higiene del perro.

Para realizar el baño en seco primeramente es importante cepillar el pelo del perro, deshaciendo cualquier nudo que pudiera existir, esto facilitará el baño posterior. Posteriormente toma una toallita de algodón y humedécela con agua tibia, después aplica el champú de tipo spray sobre el paño y pásalo por todo el cuerpo de tu mascota, sin descuidar ninguna área, tal y como harías con un baño convencional.

Si tu perro acumulaba mucha suciedad puedes aplicar nuevamente el champú, tantas veces como sea necesario. Para finalizar vuelve a cepillar el pelo de tu perro para eliminar cualquier resto de champú y procurar que todo el pelaje quede seco y suave.

Bañar a un perro con champú en seco


El champú seco que se vende en las tiendas está compuesto de almidón de maíz, bicarbonato de sodio, polvos de talco o ácido bórico. El resultado es un producto en forma de polvo fino que sirve como sustituto de los baños con agua y jabón. El champú en seco es un desodorante y absorbe toda la suciedad del pelo y la piel del perro.

Y ahora, vamos a ver cómo bañar a un perro con champú en seco:

  1. Cepilla bien a tu perro, como harías antes de cualquier baño, para eliminar pelo muerto y desenredarlo. Así el lavado será más fácil.
  2. Echa el champú en polvo por su cuerpo, con cuidado de que no entre en sus ojos, y frota bien con tus manos para que llegue a la piel y la limpie bien, además de su pelo.
  3. Después de frotar, déjalo actuar unos minutos. Alrededor de media hora está bien, pero si tu perro tiene un olor fuerte, puedes dejarlo hasta 45 minutos. De todos modos, si compras un champú comercial, asegúrate de seguir las indicaciones específicas del bote.
  4. Pasado este tiempo, cepilla a tu perro de nuevo: eliminarás los restos de champú en seco con toda la grasa y suciedad que ha desprendido de su pelo.

Para no ensuciar, te recomendamos que realices este proceso en la bañera o la ducha, o bien en un patio o jardín si hace buen tiempo. Si no, ¡lo pondrás todo perdido de polvo y suciedad!

Si acabas de adoptar una mascota, entérate de cuándo puedes empezar a bañar a tu cachorro.

Haz un desodorante casero para perros

Es posible que en muchas ocasiones haga relativamente poco que has bañado de forma convencional a tu perro, pero ante un día de lluvia o después de un gran paseo en el exterior es posible que sientas de nuevo que su olor va más allá del olor natural que tienen los perros.

En este caso te recomendamos crear un desodorante casero utilizando una parte de vinagre de manzana y dos partes de agua, añadiendo esta mezcla a un envase pulverizador y aplicándola sobre el pelaje de tu perro.

El vinagre de manzana tiene múltiples propiedades, pero entre ellas, también ayudará a que el pelo de tu perro se mantenga en mejor estado, y desodorizado.

Ventajas del champú en seco para perros

Como has visto, bañar a un perro con champú en seco es fácil y lo puedes hacer en cualquier momento, pero ¿conoces las ventajas de este tipo de productos de lavado canino? El champú en seco es bueno porque:

  • Huele muy bien.
  • Es fácil y cómodo de usar.
  • También puedes usarlo para limpiar en un momento dado la cama de tu perro, sus mantas o las alfombras de casa si se ha tumbado en ellas. Se hace de forma similar a cuando bañamos al perro: se echa abundante polvo, se deja reposar un rato y luego se aspira. ¡No deja manchas!
  • El pH del champú en seco es equilibrado y apto para la piel canina.
  • Se puede usar en perros de a partir de 6 meses de edad.
  • Es una buena alternativa al baño tradicional, para cuando este no se puede hacer, o para un lavado de emergencia entre baños.
  • Es bastante natural: no contiene aromas, ni parabenos, conservantes o detergentes. Esto hace que el champú en seco sea inocuo para su piel y su pelo.

Si aun así no te animas a usar el champú en seco, pero te gustan los productos naturales, aquí tienes la receta para hacer champú casero para perros.

No utilices estos métodos para mantener la higiene de tu perro

Finalmente debemos recalcar que el baño en secono debe sustituir la higiene completa del perro, aunque como ya hemos visto es una excelente alternativa ante determinadas situaciones.

Así como te hemos mostrado herramientas que pueden ayudarte a mantener limpio a tu perro, debes también conocer cuáles son aquellos recursos que quizás desees utilizar pero pueden resultar nocivos:

  • No utilices toallitas húmedas ya que pueden contener sustancias que no sean adecuadas para la piel de tu perro, especialmente si este sufre alergia, sensibilidad, dermatitis o algún problema relacionado con la dermis.
  • No utilices ningún tipo de champú seco que no esté especialmente diseñado para uso veterinario, podrías provocar una reacción alérgica.
  • No apliques ningún tipo de colonia convencional para mantener más limpio a tu perro, esto podría irritarle la piel y dañársela.

Recuerda que cuando vuelva a ser posible tu perro necesitará un baño completo, siempre con afecto y paciencia para que no le genere ningún tipo de estrés.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo limpiar a un perro sin bañarlo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

Receta del champú en seco para perros

  • 2 vasos de harina de maíz
  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Medio vaso de polvos de talco para bebés
  • Si quieres puedes añadir aromas naturales, como citronela, lavanda, romero… Siempre que sean en polvo. Puedes encontrarlos en herbolarios.

Basta con mezclar en un recipiente todos los ingredientes. ¡Ya tienes champú en seco para tu perro! Luego, si quieres, puedes echarlo en un recipiente con dosificador, como el de los polvos de talco, para que sea más cómodo de utilizar. Si no, también puedes hacer tú mismo agujeros en la tapa de un bote de plástico.

El bicarbonato y la harina de maíz absorberán la grasa y suciedad del pelo, dejándolo limpio. Los polvos de talco harán de suavizante y por último, si añades aromas como el romero o la citronela, además de oler estupendamente, ¡servirá para repeler a las pulgas!

Más cosas sobre los champús en seco

Bañar a un perro con champú en seco es una buena alternativa si tu amigo tiene miedo al agua. Para muchos perros (y sus dueños) el momento del baño es una odisea.

Sin embargo, debes tener en cuenta que el baño con champú en seco no debe sustituir por completo al lavado tradicional, ya que el baño con agua y champú líquido es más profundo. Bañar a un perro sin agua y con champú en seco es una alternativa para cuando el baño normal no sea posible, o para alternarlos. Puedes, por ejemplo, bañar a tu perro un mes con agua y jabón y al siguiente con champú seco.

1. Dale alimento de buena calidad

Tal como nuestro aspecto se resiente cuando consumimos comida chatarra, la dieta juega un papel importante en la buena salud de nuestro perro, incluyendo cómo huele. Los alimentos de menor calidad pueden contribuir a la forma en que la piel y el pelaje de un perro se sienten y huelen, mientras que un alimento para perro de alta calidad es más rentable a largo plazo, porque tu perro no tiene que comer tanto para obtener todos los nutrientes que necesita, por lo que come menos, ¡y además huele mejor!

2. Utiliza toallitas de bebé y desodorante casero para perros

Las toallitas de bebé son rápidas y fáciles de usar. Pásalas suavemente sobre el pelaje de tu perro para refrescar su olor. También puedes preparar tu propio desodorante casero para perros mezclando 1 parte de vinagre con 2 de agua en una botella de spray, y luego rocíalo sobre tu perro. Esta solución también puedes rociarla sobre su cama para mantener un olor fresco.

3. Baño en seco

Si no tienes tiempo para darle un baño de verdad a tu perro, pero no puedes tolerar más el olor, utiliza bicarbonato de sodio o maicena para darle un baño en seco a tu perro. Espolvorea uno de estos polvos sobre el pelaje de tu perro y luego frota el pelo hacia abajo con una toalla o cepillo.

4. Cepilla a tu perro

Cepillar a tu perro quita la caspa y la suciedad, lo que ayuda a eliminar los olores desagradables. Además, ayuda a mantener el cabello suelto lejos de tus muebles, ropa de cama y plantas, y es bueno para su piel y pelaje.

5. Lava su cama regularmente

Si un perro pasa mucho tiempo en su cama dejará olor a perro allí, olor que absorberá cada vez que se acueste. Una forma de evitar que su piel absorba ese olor es lavar su cucha, manta o cama regularmente, lo que eliminará los olores no deseados de la casa y ayudará a mantener a tu perro con olor a limpio.

Por último, ten en cuenta que tu perro no puede oler siempre como un lecho de rosas (es un perro, después de todo), pero seguir estos consejos te ayudará a evitar que tu perro huela a perro, por lo menos durante cierto tiempo antes de que tengas que bañarlo. Y aquí te dejamos algunos trucos para bañar a tu perro y evitar que huya del agua.

Toallas húmedas

Una de las soluciones más simples es utilizar una toalla de baño y humedecerla para higienizar al can. Si bien no es una solución definitiva para poderle limpiar bien, en un momento puntual puede ayudarte a mantener su aspecto aseado y su pelaje terso.

Esta técnica es especialmente útil cuando el perro se ensucia solo en alguna parte específica de su cuerpo, por culpa del lodo o de la hierba. No olvides cepillar su pelo antes y después de la limpieza para dejarlo tan acicalado como tras un baño.

Champú seco para limpiar a un perro sin bañarlo

Si compartes tu vida con uno de estos amigables peludos probablemente ya sabrás que hay una gran oferta de tratamientos de belleza y de productos para mantenerlo limpio.

El champú para la limpieza en seco es uno de ellos y te puede solucionar el problema de no poder mojar a tu can.

Sigue los siguientes pasos para un correcto baño en seco:

  1. Es primordial comenzar con un buen cepillado. Cuando lo hagas, intenta deshacerte de los nudos que se forman en su pelaje para aplicar el producto con más facilidad.
  2. A continuación, humedece una toallita o paño de algodón con agua tibia. Una vez hecho esto, vierte el champú sobre el paño y limpia todo el cuerpo del can. No te dejes ninguna parte sin higienizar.
  3. Si ves que la suciedad no ha terminado de salir y que tu can necesita una segunda pasada, puedes volver a aplicar el champú. Recuerda que puedes utilizar este producto tantas veces como sea necesario.
  4. Cuando esté limpio, lo ideal es que vuelvas a pasarle el cepillo. De esta manera eliminarás cualquier resto del producto que pueda quedar en su pelaje y te asegurarás de que su pelo queda suave y sin ningún resto de humedad.

Nunca está de más tener en casa este tipo de productos, ya que nos pueden sacar de un apuro. Sin embargo, si no has tenido tiempo de acercarte hasta la tienda, puedes recurrir a alguna solución más casera.

Desodorante para perros hecho en casa

En el día a día es normal que nuestro compañero peludo se ensucie, sobre todo tras un largo paseo por zonas abiertas o cuando llueve. Es imposible controlar cada uno de sus movimientos.

Cuando notes que no huele a limpio, una buena solución es tener a tu disposición un desodorante casero, hecho con productos que encontrarás en tu despensa.

Es tan simple como conseguir un pulverizador y rellenarlo con una parte de vinagre de manzana y dos de agua. Una de las múltiples propiedades del vinagre de manzana es que ayuda a combatir los malos olores. Gracias a la aplicación de este perfume, el pelo de tu amigo especial se mantendrá en buen estado.

Pero ojo, a la hora de limpiar a un perro sin bañarlo debes tener cuidado, pues igual que hay sustancias que pueden ayudarte a cuidar su higiene y su salud, otras no son tan beneficiosas.

Recuerda que a los perros nos les gusta el olor a vinagre, así que no abuses mucho de esta práctica.

Lo que NO debes utilizar para limpiar a tu perro

Algunos productos podrían resultar nocivos para el can. Por eso, es importante conocer cuáles son para mantener a tu peludo lo más lejos posible.

  • Las toallitas húmedas comerciales. Los seres humanos muchas veces las utilizamos, pero este tipo de paños no son adecuados para los perros. Esto se debe a que contienen sustancias que podrían perjudicarles, especialmente si padecen alergias, dermatitis acral o cualquier tipo de problema relacionado con la piel.
  • Los champús en seco no diseñados para perros. Un error común es pensar que los productos creados para los seres humanos pueden ser utilizados para los perros. Esto es particularmente peligroso en el caso de los champús en seco no diseñados para uso veterinario. Utilizarlos podría desencadenar una grave reacción alérgica.
  • Las colonias convencionales. La piel de un can no está preparada para una colonia convencional. Su uso puede irritar la piel del perro, por lo que este tipo de productos deben evitarse.

En conclusión: el baño es seco puede ser una forma de salir del paso en determinadas circunstancias. No obstante, debes evitar que esta práctica se vuelva habitual y no utilizar productos que puedan lastimarle.

Apenas puedas bríndale a tu amigo peludo un baño completo en el que ambos disfrutéis y que le ayude a sentirse limpio y agradecido. Y tú, ¿alguna vez has necesitado limpiarle en seco? ¿Cada cuanto sueles higienizarlo?

Pin
Send
Share
Send
Send